¿NOS AVERGONZAMOS DEL LEGADO HISTÓRICO CULTURAL DE ESPAÑA?   Leave a comment

Fernando García de Cortázar: «Es trágico que nos roben el legado cultural de España»

ANTONIO ASTORGA | MADRID
30-11-2008 05:09:56 | ABC
IGNACIO GIL  García de Cortázar 

IGNACIO GIL García de Cortázar

 

Fernando García de Cortázar, premio Nacional de Historia, pasea por la Gran Vía de Bilbao, donde estuvo el Café Lyon d´Or, que moraba Unamuno, y ya no está. Tampoco una placa. Toda huella de otro tiempo ha sido extirpada, por no hablar «de la agresión a los paisajes, cuya belleza ha sido saqueada por la negligencia incívica y la codicia caníbal de más de un constructor», denuncia. Por ello en su «Breve Historia de la Cultura en España» (Planeta), que presenta esta semana, rescata la cultura olvidada paseando sus ciudades.

-Hoy duran y quedan los prejuicios, las ideas más necias, y duran y crecen ¿gracias a los particularismos maniáticos?

-Muchas veces fabricados artificialmente desde las Autonomías para tratar de justificar el mapa autonómico. Y en vez de coger rasgos de la gran cultura española toman aspectos ora folclóricos ora gastronómicos como si fueran determinantes. Lo más moderno es tratar de afirmar lo que nos une mucho más que lo que nos separa. Este siglo irá barriendo esa obsesión de hechos diferenciales.

-¿España es un país que no acepta su propia historia y la entiende como culpa, como sombra?

-Yo creo que sí, y lo estamos viendo continuamente. El pasado influye mucho en el presente porque en el presente se manipula esa Historia. Y se introducen elementos de culpa, y se pide perdón por cosas que han ocurrrido hace cinco siglos: absurdo. La Historia trata de presentar ejemplos, transmitir la utopía, la idea de cambio o de mejora; nunca hay que interpretarla como culpa, perdón.

-Su Historia de España es un viaje ¿contra qué olvido?

-El de nuestra cultura. Muchos nombres que yo recupero, familiares por ejemplo en mi Bachillerato, hoy no están. Hace un año daba una conferencia a profesores de Instituto y mencioné a Baltasar de Gracián. Me dijeron que Gracián ya no existe. Me dio una enorme tristeza. Y este libro va a contribuir a dejar en la mente de quienes lo lean nombres que no debieron desaparecer.

-Usted viaja desde Santiago, el camino del Románico, a Valencia, la mirada del futuro, con parada en «Bilbao: En su mejor Madrid».

-Es Bilbao que se proyecta a Madrid. Relaciono la cultura con unas veinte ciudades, que tienen su sitio en la cronología de España. Desde la Edad Media a Valencia para explicar la gran cultura de la Transición.

-¿En manos de quién está nuestra Educación?

-La cultura española es tan sumamente rica que es una pena que se robe a las generaciones actuales el gran legado cultural de España. Me parece trágico. Por eso recojo con mirada sintética nuestro gran legado cultural: para transmitirlo a los hombres y mujeres del 2008.

-¿Muchos españoles han crecido con la sensación de habitar una nación fracasada?

-Ese es el problema, ese pesimismo innato en muchos españoles. Hemos vivido con ello. En vez pensar y afirmarnos en la existencia de un gran país, que tiene las fronteras delimitadas prácticamente con los Reyes Católicos, lo que es un ejemplo en una Europa tan convulsa, pues hemos creído que vivíamos en un país menor. Demuestro la gran aportación de España al pensamiento y a la mejora del mundo y de la sociedad. Sin la aportación de España el mundo hoy sería distinto.

-Nada hay en su «Breve historia de la Cultura en España» que permita hablar de «nación muerta».

-No. Efectivamente, la nación se hace, se construye, y eso también lo saben los nacionalistas periféricos y lo hacen continuamente. Y la nación se hace con éxitos deportivos. Hemos visto cómo cambia la identificación de los españoles con los símbolos a través de los grandes triunfos de la Eurocopa o de los grandes tenistas. Frente a esa imagen militar, clerical de nuestra Historia, trato de que los españoles se identifiquen con un pasado cultural, literario, artístico, arquitectónico, lingüístico hermoso, y con un pensamiento que no tiene que ver nada ni con la Inquisición ni con la leyenda negra.

-¿El juez Garzón ya no convertirá España en un gran tanatorio?

-Con la crisis encima, Garzón empleaba dinero que podría utilizarse en otras cosas. Los acontecimientos han convertido en verdad otra cosa: había que investigar a Garzón en qué empleaba su tiempo: si en lo que debe hacer o en operaciones absurdas y costosas, que dividían a los españoles.

 

 

 

 

 

 

Publicado 11 diciembre, 2008 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: