Archivo para noviembre 2010

El Sexmo de Casarrubios (Asocio de la Universidad de la Tierra de Segovia -Comunidad de [[Villa]] Ciudad y Tierra de Segovia) y el Real Sitio del Escorial   Leave a comment

Créditos: Fajarlo, Casarrubios del Monte (Toledo)

EL REAL SITIO DEL ESCORIAL Y LA COMUNIDAD DE CIUDAD Y TIERRA DE SEGOVIA (ASOCIO MEDIEVAL DE LA UNIVERSIDAD DE LA TIERRA DE SEGOVIA -RAIMUNDO DE BORGOÑA 1088)   Leave a comment

 

Créditos: Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia

 

 

Giovanni Battista Castello (Juan Bautista Castello -el Bergamasco) dirige las obras del Escorial desde el 5 de septiembre de 1567 hasta su muerte, 1569   Leave a comment

Aunque el Sr. Llaguno hace digna memoria de Juan Bautista Castello Bergamasco [[el Bergamasco]] en una nota á la vida de Juan de Herrera, tomo 11, folio 120 coincidiendo con lo que yo hablé de él en mi Diccionario de Pintores y Escultores, no quiero dejar ahora de volver á tratar aquí de este profesor como arquitecto, siendo acreedor á que tenga artículo propio y separado.

Llamáronle el Bergamasco, porque era natural de Bérgamo en Italia, y vino á España con Gaspar Becerra el año de 1562: no con Rómulo Cincinato, como yo creía, y dije en una nota al artículo de Becerra, tomo II,  folio 110 o. Siendo su principal profesión la pintura, ayudó á este á pintar al fresco la torre del palacio antiguo de Madrid, que miraba al mediodía, y por sí solo pintó dos cubos de la galería de poniente en el mismo alcázar. Hubo de ejecutar estas obras desde agosto de 1563 hasta fines de 1564, pues en aquel año comenzó Becerra á pintar en el palacio, y en 15 de noviembre de este otro año se colocó la primera piedra del que hay en el Viso en la Mancha, en que Castello tuvo la parte principal. Es muy nombrado y conocido este palacio entre los profesores y aficionados a las bellas artes, por estar casi todo pintado al fresco interiormente por los célebres Perolas y por otros pintores italianos.

Yo le he visto siendo muchacho el año de 1769 la primera vez que fui á Andalucía, cuando no se había comenzado el camino carretero del Puerto del Rey, y era preciso tomar caballerías en aquella villa para subir á él. No me acuerdo de su forma exterior, pues solamente me llevaron la atención las pinturas de retratos de hombres grandes, de plazas, de jornadas, historias y adornos con que estaba enriquecido; pero hago memoria de que era grande, o a lo menos me lo pareció entonces, y de que tenía una espaciosa y magnífica escalera.

El famoso D. Álvaro Bazán, primer marqués de Santa Cruz, después de haber acreditado su valor y su prudencia en negocios de guerra y de estado, trató de construir en aquella su villa este edificio, sin duda para perpetuar en él la memoria de sus hazañas, de las de su padre y abuelo, que mandó pintar, o como dice un adagio castellano, “el marqués de Sta. Cruz hizo un palacio en el Viso, porque pudo y porque quiso”

Para ello elegiría entre los mejores profesores que habría en el reino, el que más le agradase, y Garibay dice en el tomo VIII de sus obras manuscritas, folio 458, que eligió á Juan Bautista Bergamasco, notable arquitecto, quien hizo la traza y comenzó el edificio el día 15 de noviembre de 1564, con ayuda de otro arquitecto y escultor, también italiano, llamado Juan Bautista Olamosquin, que sin duda haría de aparejador, y de otros maestros canteros y albañiles de la misma nación.

Esta obra del palacio del Viso hubo de acreditar mucho al Bergamasco en la arquitectura; pues habiendo muerto Juan Bautista de Toledo, autor y maestro de la suntuosa del Escorial, Felipe II, no satisfecho de los conocimientos y práctica de Juan de Herrera, sucesor de Toledo en la dirección de aquella fábrica, encargó la traza de la escalera principal del monasterio á Castello Bergamasco, sin duda por las pruebas que habla dado de su saber en el dicho palacio del Viso y en su escalera, cuando Herrera no podía manifestar ningunas con obras que hubiese construido hasta entonces.

Agradó tanto al Rey la traza de la escalera del Escorial, que recibió al Bergamasco en su servicio el día 5 de setiembre de 1567, con el encargo de hacer trazas, modelos y otras cosas, con la obligación de concurrir cuando se le llamase á los sitios reales, y con el sueldo que dice la real cédula que copia el Sr. Llaguno en una nota á la vida de Herrera, tomo II, folio 120.

Las trazas y modelos que hacia Castello le proporcionaron varias comisiones para traer mármoles de Génova para las obras que entonces se hacían en el palacio de Madrid [[Alcázar de Madrid]], en el Escorial y en otros sitios reales, resultándole mucha utilidad, pues cuando murió le debía la real hacienda doscientos tres mil novecientos sesenta y cinco maravedís, como consta en los libros de registro de la junta de obras y bosques, que yo he ,examinado, y que este tribunal mandó pagar aquella cantidad á la viuda Margarita Castello.

Falleció este profesor, á quien el P. Sigüenza llama hombre de mucho ingenio en pintura y arquitectura, en Madrid, el año de 1569, y dejó dos hijos, Nicolás Granelo y Fabricio Castello, que se hicieron famosos pintores en España, por lo que trabajaron al fresco en los adornos grotescos de las salas de Capítulos y de las Batallas del monasterio del Escorial, y en otras partes”.

Créditos: “Noticias de los Arquitectos y Arquitectura de España desde su Restauración”, por el Excmo. Señor D. Eugenio Llaguno y Amirola, ilustradas y acrecentadas con notas, adiciones y documentos por D. Juan Agustin Cean-Bermudez, Censor de la Real Academia de la Historia, Consiliario de la de S. Fernando, e Individuo de otras de las Bellas Artes. Tomo III. de orden de S. M. Madrid en la Imprenta Real. Año de 1829. Pág. 7-9.

LOS REALES ESTANQUES DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA EN 1603, I Parte – FRAY JOSÉ DE SIGÜENZA, BIBLIOTECARIO DE FELIPE II   Leave a comment

EL CUARTO ESTANQUE DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA (Granjilla IV)

Entre otras cosas que hay aquí de ver y de estimar, son cuatro estanques, donde se recoge mucho agua y mucha pesca. El primero y el menor está junto a la casa que he dicho: tendrá ochocientos o novecientos pies en contorno, y allí un pescadero grande cubierto, una fuente en medio de él y poyos alrededor, y el estanque cercado todo de frescura y arboleda.

Sobre este, otro mayor doblado; divídelos un paredón fuerte: tendrá cerca de dos mil pies en contorno. Junto a él está otra fuente de invención graciosa; se ve sentado encima de unas peñas, recostado sobre unos delfines, un

Neptuno grande con su tridente y corona como rey de las aguas; al derredor está una alberca rústica, con sus términos a techos, que son unos albahaqueros o tiestos grandes muy hermosos, donde, por entre sus flores y hierbas, arrojan el agua en alto con mucha furia, y juntándose unos con otros y hacia el mismo Neptuno, hacen como una nube de agua, que se baja resolviendo y desgranando; y por el tridente, corona y delfines, despide el Neptuno otros muchos hilos de agua en correspondencia, de donde se causa una pluvia artificial de gran hermosura a la vista.

La alberca está cercada por al derredor con tejidos de jazmines y ligustres, parras y olmos, que hacen sombra en medio de los calores del verano, y en todos los asientos de piedra, para gozar despacio de toda esta vista junta: estanque, caños, árboles, verduras y sombra.

Estas cosas todas las digo como las he visto muchos años y como las dejó el Rey, nuestro patrón y fundador; mas al punto que esto escribo ya van desdiciendo mucho de su primera hermosura, y si no hay más cuidado con ellas, presto no habrá nada, porque pierden perpetuo cuidado.

El tercer estanque también es doblado a este segundo, de suerte que tendrá poco menos cuatro mil pies de rodeo. En medio de él se hace una isla cuadrada de cien pies por cada lado, con sus antepechos y asientos de piedra bien labrada. En el centro de la isla, un cenador cubierto con su maderamiento y chapitel de pizarra. Las paredes de enrejado o celosías, de madera, entretejidos granados, avellanos, parras, jazmines y madreselvas. Alrededor del cenador está levantado un intrincado laberinto con sus calles revueltas, que como son las paredes algo altas, tejidas de ligustros y otras plantas, que las dejan enredadas y fuertes, hacen dificultosa la salida a quien osa entrar en ellas sin el hilo de Ariadna.

El cuarto estanque es aún mayor que este: parece un apacible y extendido lago o playa; tiene de ancho por la pared de piedra bien labrada, que le divide de este otro, con un fuerte terrapleno, cerca de mil pies, y de largo, mucho más. Con este caudal de agua, aun en los años muy secos y estériles, se riega bastantemente toda esta dehesa y granja, sin que le falte con que sustentar mucha abundancia de pesca que se cría en él, aunque hay grandes cuarteles de frutales y diferencias de frutas, muchos jardines, calles largas de diversos árboles, paredes y tejidos de rosales, porque todo está lleno de esto y a todo provee de agua este estanque grande; y en él y por los demás se ven nadar manadas de cisnes blancos, que le dan mucha hermosura, críanse aquí con no mucho cuidado, y a veces, entre ellos y los peces, se ven alegres competencias y riñas sobre la ración que les echan.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 28 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

LA EXCLAUSTRACIÓN DE LOS JERÓNIMOS Y LA DEGRADACIÓN DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA   Leave a comment

En este sitio mandó después Felipe II fabricar un pequeño palacio, y una casa de recreo a modo de convento, donde los monjes tuviesen su granja, y por esto se llama ahora la Granjilla. Adornó aquella quinta con jardines, que fueron los primeros que arregló y plantó el P. Fr. Marcos de Cardona, sujeto de gran habilidad e inteligencia en la horticultura, embellecidos con fuentes, cascadas y cenadores; hizo cinco magníficos y costosos estanques para el riego, donde se cría buena y abundante pesca; y se plantaron en todo el parque largas calles de árboles, que hacían aquel sitio deliciosisimo, aunque muy tercianario por la humedad de los estanques. Desde que dejó de existir la comunidad, la capilla y casa no se han reparado; los jardines, fuentes y estanques, ya muy deteriorados desde la invasión francesa, se han acabado de perder; y las zarzas y el tiempo, ayudado de la mano destructora del hombre, han casi borrado las bellezas de aquella mansión deliciosa. ¡Desgracia es que lo que se había conservado a través de dos siglos y medio, acabe de perderse por la incuria y el abandono!

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA

José QUEVEDO, Historia del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial. Madrid, 1849.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 25 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

LOS REALES ESTANQUES DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA EN 1603, II Parte – Fray José de Sigüenza   Leave a comment

EL CUARTO ESTANQUE DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA: LA PISCIFACTORÍA DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL (Granjilla IV)

Entre otras cosas que hay aquí de ver y de estimar, son cuatro estanques, donde se recoge mucho agua y mucha pesca. El primero [Granjilla IV] y el menor está junto a la casa que he dicho: tendrá ochocientos o novecientos pies en contorno, y allí un pescadero grande cubierto, una fuente en medio de él y poyos alrededor, y el estanque cercado todo de frescura y arboleda.

EL ESTANQUE DE NEPTUNO (Granjilla III)

Sobre este, otro mayor doblado; divídelos un paredón fuerte: tendrá cerca de dos mil pies en contorno. Junto a él está otra fuente de invención graciosa; se ve sentado encima de unas peñas, recostado sobre unos delfines, un Neptuno grande con su tridente y corona como rey de las aguas; al derredor está una alberca rústica, con sus términos a techos, que son unos albahaqueros o tiestos grandes muy hermosos, donde, por entre sus flores y hierbas, arrojan el agua en alto con mucha furia, y juntándose unos con otros y hacia el mismo Neptuno, hacen como una nube de agua, que se baja resolviendo y desgranando; y por el tridente, corona y delfines, despide el Neptuno otros muchos hilos de agua en correspondencia, de donde se causa una pluvia artificial de gran hermosura a la vista.

La alberca está cercada por al derredor con tejidos de jazmines y ligustres, parras y olmos, que hacen sombra en medio de los calores del verano, y en todos los asientos de piedra, para gozar despacio de toda esta vista junta: estanque, caños, árboles, verduras y sombra.

Estas cosas todas las digo como las he visto muchos años y como las dejó el Rey, nuestro patrón y fundador; mas al punto que esto escribo ya van desdiciendo mucho de su primera hermosura, y si no hay más cuidado con ellas, presto no habrá nada, porque pierden perpetuo cuidado.

EL ESTANQUE DE LA ISLA (Granjilla II)

El tercer estanque también es doblado a este segundo, de suerte que tendrá poco menos cuatro mil pies de rodeo. En medio de él se hace una isla cuadrada de cien pies por cada lado, con sus antepechos y asientos de piedra bien labrada. En el centro de la isla, un cenador cubierto con su maderamiento y chapitel de pizarra. Las paredes de enrejado o celosías, de madera, entretejidos granados, avellanos, parras, jazmines y madreselvas. Alrededor del cenador está levantado un intrincado laberinto con sus calles revueltas, que como son las paredes algo altas, tejidas de ligustros y otras plantas, que las dejan enredadas y fuertes, hacen dificultosa la salida a quien osa entrar en ellas sin el hilo de Ariadna.

EL ESTANQUE ALTO (Granjilla I)

El cuarto estanque es aún mayor que este: parece un apacible y extendido lago o playa; tiene de ancho por la pared de piedra bien labrada, que le divide de este otro, con un fuerte terrapleno, cerca de mil pies, y de largo, mucho más. Con este caudal de agua, aun en los años muy secos y estériles, se riega bastantemente toda esta dehesa y granja, sin que le falte con que sustentar mucha abundancia de pesca que se cría en él, aunque hay grandes cuarteles de frutales y diferencias de frutas, muchos jardines, calles largas de diversos árboles, paredes y tejidos de rosales, porque todo está lleno de esto y a todo provee de agua este estanque grande; y en él y por los demás se ven nadar manadas de cisnes blancos, que le dan mucha hermosura, críanse aquí con no mucho cuidado, y a veces, entre ellos y los peces, se ven alegres competencias y riñas sobre la ración que les echan.

NOTAS DE PIE DE PÁGINA

Fray José de SIGÜENZA: Historia de la Orden de San Jerónimo, Fundación del Monasterio de El Escorial, 1603.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 25 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

SIGLO XIX – CRONOLOGÍA DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA   Leave a comment

1856

  • 23 de junio, la Capilla de La Fresneda es bendecida solemnemente después de haberse concluido la restauración de que fue objeto por mandato de reina Isabel II.

1870

Los días 27 de junio y 13 de julio, se lleva a cabo la subasta pública de La Fresneda como Patrimonio de la Corona, segregándose en 14 fincas, La Granjilla es adquirida por la familia Aguirre Borrell.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 24 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

SIGLO XVII – CRONOLOGÍA DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA   Leave a comment

1600

  • Peones y otras personas siguen trabajando en la cava de las huertas y planteles.

1603

  • 7 de abril, FELIPE III firma en Olmedo una cédula en la que dispone que el pescar los estanques de la Fresneda y conseruarlos y sustentar los pezes y cisnes aya de ser y sea a cargo del monasterio de San Lorenzo.

1609

  • JERÓNIMO DE ALBENDEA, es designado jardinero mayor.

1617

  • FELIPE III concede la merced de cincuenta ducados al jardinero JUAN VENTURA.

1672

  • Fecha de los dos puentes llamados del Rodeo en los caminos de entrada a La Granjilla.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 24 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

SIGLO XVI – CRONOLOGÍA DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA   Leave a comment

1559

•             FELIPE II desembarca en Laredo procedente de los Países Bajos.

1560

•             Primera visita a la aldea de El Escorial, durante su trayecto hacia el monasterio jerónimo de Guisando.

1561

•             21 de enero, el contador D. LUIS DE PERALTA elabora un minucioso informe de las dimensiones de la dehesa y apeos de La Herrería, el estudio lleva anotaciones de la propia mano de FELIPE II.

•             16 de abril, FELIPE II escribe al general de la orden jerónima en San Bartolomé de Lupiana comunicándole el deseo de fundar un monasterio en memoria de la victoria de San Quintín y como mausoleo para sus padres y para sí mismo.

•             9 de mayo, traslado de la corte de Toledo a Madrid.

•             8 de agosto, informe titulado “los dos sitios que su majestad ha visto cerca de la Alberquilla”.

•             Noviembre, Felipe II convoca al vicario de Guisando y al prior de Zamora para que se reúnan con PEDRO DE HOYO y otros oficiales en la villa de Guadarrama para conjuntamente “veáis el sitio donde nos ha parecido que se debe edificar el dicho monasterio”.

1562

•             22 de marzo, Felipe II adquiere la Herrería de Fuente Lámparas a su único propietario. 22 de mayo, PEDRO DE HOYO: “concluyéndose lo de la fresneda podrían venir el (el prior), y los demás frailes”. El secretario real comienza los trámites con los cinco propietarios de La Fresneda para adquirir de cada uno su parte.

•             En Junio, Felipe II manifiesta su deseo de “concluir lo de La Fresneda”.

•             El 30 del mismo mes PEDRO DE HOYO se reúne con los propietarios y recorren toda la heredad, elaborando a continuación un informe detallado del territorio que envía a FELIPE II el 1 de julio añadiendo que La Fresneda tenía “harta más tierra y aún mejor” de lo que él tenía entendido. A continuación se lleva a cabo el “aprecio” del conjunto, estimándose en 12.155,250 maravedís.

•             Ese mismo mes según Fray JUAN DE SAN JERÓNIMO llega Fray MARCOS DE CARDONA “para poner jardines en La Fresneda, y plantar naranjos y otras semillas y hierbas medicinales por mandado de Su Majestad”. Plantó el primer jardín “en el huerto de Don Alonso Osorio de Cáceres” porque así lo quiso su majestad, quien deseaba tener acabadas las plantaciones de árboles y jardines “para que cuando la casa estuviese en perfección, las personas Reales y los Religiosos tuviesen donde recrearse honestamente”.

•             En 19 de diciembre, los tasadores ALONSO DE ROBLES y CRISTÓBAL DE CHACÓN finalizan la tasación del territorio y de sus rentas anuales, elaborando una precisa relación de los “nombres” de dichos prados y dehesas. La renta anual que sumaron las cuatro propiedades fue estimada en 292.727 maravedís.

1563

•             En enero la compra debía estar resuelta, FELIPE II escribe a PEDRO DE HOYO informándole que “ayer llevaron a La Fresneda dos arcas de libros de que va aquí la memoria.”

•             El 23 de enero Real Cédula de FELIPE II dirigida al “Corregidor o Juez de Residencia” de la ciudad de Plasencia, ordenándole que facilitara a Fray MARCOS DE CARDONA la compra de “plantas y posturas de árboles” en las villas y lugares de la Vera de Plasencia “a precios justos y razonables”.

•             18 de febrero Real Cédula según la cual FELIPE II admite a JUAN DE HERRERA a su servicio por su “habilidad en cosas de arquitectura”, ocupándose “en todo lo que le fuese mandado dependiente de la dicha su profesión y se le ordenare por Juan Bautista de Toledo”.

•             Marzo, los propietarios inician los trámites legales para escriturar la venta de sus propiedades. Ese mismo mes, FELIPE II encarga una descripción del lugar a JUAN SERÓN “su pintor”, con los nombres de los prados, fuentes, “aguas principales”, tierras de pan llevar, linares, caceras, viñas y otras características, todo ello con la finalidad de “ordenar las calles y plantías de arboles y carreras y sendas que se hubieren de hacer en todo.”

• Del 29 de marzo al 12 de abril, el licenciado SOTO “apeó e deslindó e amojonó” el heredamiento de La Fresneda. El 23 de abril, día de San Jorge, se colocaba con asistencia de JUAN BAUTISTA DE TOLEDO, la “primera piedra” de la fabrica del monasterio de San Lorenzo el Real, con la inscripción en ella del texto redactado por JUAN DE HERRERA.

•             21 de mayo, FELIPE II nombra a ANDRÉS DE ROMOLUDO como Guarda de a pie del término de La Fresneda.

•             Julio, PETRI JANSON, [el holandés” recorre el territorio, posiblemente acompañado de FELIPE II, buscando lugares adecuados para la construcción de dos presas destinadas a estanques, que al parecer, inspeccionó JUAN BAUTISTA DE TOLEDO.

•             17 de julio, el prior Fray JUAN DE HUETE ofrece diseñar unos “rasguños” a petición de PEDRO DE HOYO, para la “Casa de su Majestad”.

•             5 de agosto, la Iglesia de La Fresneda queda “suprimida y quitado el nombre de parroquial” dejándola “por casa de granja” de los frailes jerónimos del monasterio de San Lorenzo.

•             12 de agosto, se otorgan todas las escrituras de compra-venta de La Fresneda, que es adquirida formalmente por FELIPE II por un precio de 21. 288, 710 maradevís. El mismo día se disponen las “Condiciones con las cuales se han de hacer las paredes” del cerramiento de la heredad.

•             En agosto comienzan las obras de la “casa de su majestad” en la que fue de ALONSO OSORIO DE CÁCERES.

1564

•             23 de marzo, el “maestro de hazer texa y ladrillo, vecino de la çiudad de Ávila” LLORENTE GÓMEZ , concierta con el prior fray JUAN DE HUETE y el contador ANDRÉS DE ALMAGUER, hacer para la obra del monasterio setenta mil ladrillos y treinta mil tejas, la mitad de las cuales las haría “en el horno questá junto a la viña de hera de don Alonso” OSORIO DE CÁCERES.

•             El 24 de marzo el tejero PEDRO LOZANO concierta con ALMAGUER la obra de ochenta mil ladrillos y veinte mil tejas “en un horno que se a de hazer” en La Fresneda.

•             El 7 de abril, Fray JUAN DE HUETE escribe al monarca acerca de la “casa de su majestad” señalando que “se fabrica a toda priesa”

• El 18 de mayo el sobrestante JUAN SÁNCHEZ TALAVERA tiene a su cargo recibir “el ladrillo o teja para la dicha fábrica” del monasterio en “los tejares de La Fresneda”.

•             El 23 de agosto, fray JUAN DE HUETE escribe a PEDRO DE HOYO quejándose de GASPAR DE VEGA, pues sólo ha entregado “dos cargas de pizarra” para las cubiertas de la Casa del Rey.

•             El 6 de diciembre Felipe II apostilla de su mano, en la correspondencia entre HOYO y HUETE, “que se haga la cocina en la casa de D. Alonso, de la Fresneda, porque se acabe cuando mi casa y me pueda servir de ella, pues no hay otra”.

•             El 7 de diciembre se fecha la Real Cédula según la cual Felipe II dispone que JUAN INGLÉS, jardinero de las huertas de La Fresneda y del Monasterio, reciba el mismo jornal los días de fiesta que los de trabajo.

•             29 de diciembre, FELIPE II ordena a HOYO que escriba al contador ALMAGUER para que se dieran “priesa a cubrir la casa de la Fresneda, pues tenían ya la pizarra”

1565

•             Febrero-marzo, llevan a La Fresneda desde Manzanares y Navacerrada “plantas de nogales”, y de Bustarviejo “plantas de avellanas”. De la villa burgalesa de Arros trasporta Francisco de Quintanilla doscientos sesenta y nueve “árboles de camnesos” y manzanos, trescientos “nueve pies de maellos” para hacer plantel en las huertas.

•             FELIPE II aconseja consultar a GASPAR DE VEGA, para que los oficiales que “enluzcan bien de cal, no como los genoveses” la Casa de su Majestad en La Fresneda.

•             8 de abril, Privilegio otorgado por FELIPE II dona La Fresneda en “Señorío” y “Propiedad” al monasterio de San Lorenzo el Real y somete el lugar a la jurisdicción del alcalde mayor de El Escorial. Por entonces el lugar “es y esta casi despoblado y deshecho y no ay en el mas de cinco, o seis caseros, y la iglesia.”, quedando como “término redondo, adehesado y acotado”.

•             El 11 de mayo de 1565 los canteros FRANCISCO GONZÁLEZ y MIGUEL SÁNCHEZ, “tomaron a hacer” a tasación, “cierta obra en la casa que se hace a su majestad en la Fresneda, que fue de Francisco de Avendaño”, esta obra fue tasada por el aparejador PEDRO DE TOLOSA, el maestro de cantería JUAN DE VIZA y el practicón Fray ANTONIO DE VILLACASTÍN.

•             20 de mayo, FELIPE II encomienda al licenciado JERÓNIMO DE ORTEGA, juez de Bosques, que en el plazo de treinta días señale los términos jurisdiccionales de El Escorial y La Fresneda con todos sus atributos.

•             28 de mayo, se ratifica el amojonamiento del lugar y el 19 de junio se dio posesión de La Fresneda al monasterio de San Lorenzo.

•             2 de junio, en las cuentas de Isabel de Valois aparece un cargo de veintitrés reales abonados “a la huéspeda del jardín de la Fresneda”.

•             5 de junio, reunidas las autoridades de El Escorial y el procurador del monasterio, Fray JUAN DEL ESPINAR, se nombra a veedor y contador de las obras del monasterio ANDRÉS DE ALMAGUER alcalde mayor de El Escorial y de La Fresneda.

•             Entre los días 6 y 7 de junio se llevan a cabo los trámites para el deslinde y amojonamiento de La Fresneda.

•             El 19 de junio se dio posesión de La Fresneda al monasterio de San Lorenzo.

•             28 de agosto, LLORENTE GÓMEZ, “maestro de hacer teja y ladrillo” contrata hacer para la obra del monasterio veinte mil ladrillos y veinte mil tejas en los hornos de La Fresneda.

•             Desde 1565 se depositan en la sacristía de la Iglesia de San Juan Bautista de La Fresneda, los primeros libros y manuscritos que habían de iniciar la biblioteca del monasterio de San Lorenzo.

1566

•             Abril, la dehesa de La Fresneda está cada vez más hermosa con su hierba y árboles brotando “a toda furia”. Ese mismo mes, el holandés JANSON tiene ya replanteados los estanques con su “hondo y alto” para que los vea FELIPE II.

•             15 de junio, Real Cédula según la cual ALONSO DE QUADROS había de servir en el plantío de árboles que se “ejecutase en La Fresneda y dehesas de La Herrería, Quexigar y Navaluenga”.

•             El 4 de diciembre de 1566 GARCÍA DE QUESADA y FRANCISCO GUTIÉRREZ, aparejadores de carpintería y albañilería del monasterio, junto con VILLACASTÍN, tasan cierta obra que le fue dada hacer al carpintero BLAS GALLETERO en [las casas que se hacen para su majestad en La Fresneda, que eran de don Alonso Osorio de Cáceres”.

1567

•             Febrero, GASPAR DE VEGA tiene diseñada “una montea de los tejados de la Fresneda”. El 1 de febrero quedaban “cerradas las bóvedas del ámbito” de la parte de la puerta en la Casa de los frailes.

•             El 2 de marzo se le abona a FRANCISCO DE QUINTANILLA el importe por dieciséis árboles que se pusieron en los planteles, y el 29 de diciembre le liquidan el importe correspondiente a “cuatrocientos sesenta y siete árboles frutales de camuesos y nísperos”.

•             El 29 de abril de 1567, el maestro de carpintería YUSTE DE VEGA, concierta la ejecución de “los suelos y armaduras de los tres cuartos de la casa” de los frailes, “según las condiciones e traza puesta para ello por Gaspar de Vega, maestro mayor de las obras de su majestad”.

•             El 19 de mayo, fallece en Madrid, JUAN BAUTISTA DE TOLEDO.

•             El 15 de julio de 1567, los canteros FRANCISCO GONZÁLEZ y JUAN DE SORIA labran “las paredes de mampuestos y puertas e ventanas” de la Casa de los frailes.

•             Ese mismo mes de julio, PEDRO DE TOLOSA da razón de la obra del estanque ejecutada por JANSON.

•             A mediados del mes de octubre, los carpinteros JUAN DE LA ESCALADA y LORENZO DE TORRES se obligan “de enmaderar e cubrir” la denominada “casa de la traza” en La Fresneda.

•             Los días 3, 7 y 8 de noviembre quince propietarios venden al Monasterio de San Lorenzo otras tantas tierras suyas, lindantes con las de La Fresneda, para ensanche del lugar.

1568

•             El 6 de enero, FRAY BERNARDO DE FRESNEDA, obispo de Cuenca y confesor de Felipe II bendice La Fresneda.

•             El 26 de febrero, ALMAGUER escribe a PEDRO DE HOYO comunicándole que “las obras en la Fresneda andan en buenos términos”.

•             Ese mismo mes, “todo lo demás del estanque” suponemos que el grande, estaba terminado y solamente faltaba por asentar la última hilada de su pared. Felipe II ordena que se “hinche el estanque”, luego de quedar seca su fábrica.

•             Marzo, FRANCISCO DE QUINTANILLA lleva a La Fresneda “ciento cincuenta árboles frutales de camuesos, peros reales, manzanos, verdejos y otros géneros” para las huertas.

1569

•             29 de enero, Fray JUAN DEL COLMENAR recibe valiosas reliquias que destinadas al monasterio de San Lorenzo, fueron depositadas en la iglesia de La Fresneda.

•             En febrero, se paga a SEBASTIÁN MARTÍNEZ el costo de haber llevado desde Aranjuez cientos de árboles frutales. En marzo se plantan quinientos “fresnos y hayas”, y en diciembre FRANCISCO DE QUINTANILLA cobra por el importe de cien árboles de “camuesos, manzanos enanos y nísperos”.

•             Ese mismo año “las canteras de La Fresneda” empezaron a proporcionar “piedras” para la obra del monasterio.

•             El 8 de mayo el cantero BALTASAR DE ALQUIZA concierta con Fray JUAN DEL COLMENAR la construcción de la escalera que permitía el acceso a la puerta principal de la Casa de los frailes desde el nivel del terreno. El mismo día se concierta también “labrar y asentar” la escalera posterior que une la Casa de los frailes con la Casa del Rey, así como “cierta pared y losadura”, es decir el muro de contención que formará la lonja de la Casa del Rey. Todo ello “con el orden y forma que el dicho Pedro de Tolosa dará para ello”.

•             El 30 de junio, el solador EUGENIO SÁNCHEZ, concierta con ALMAGUER “las cintas de cal” para el solado de la torre de Avendaño.

•             El 11 de octubre, el cantero BALTASAR DE ALQUIZA se compromete a rematar ciertas deficiencias en la casa de los frailes.

•             En diciembre se finaliza el solado de “las celdas del claustro segundo” de la Casa de los Frailes.

1570

•             El cantero ANDRÉS DEL RÍO “labró y asentó a su costa en la cerca de la pared del parque  una portada que está en el camino de la puerta que viene” de La Fresneda a El Escorial. Simultáneamente el cantero PEDRO LÓPEZ labra y asienta en la misma cerca otra portada “hacia la parte de arriba”, y otra más en el camino de Navaluenga.

•             El 16 de mayo, el jesuita LUIS DE MENDOZA hace entrega en La Fresneda de un lote de reliquias trasladas desde Roma por orden del cardenal de Augusta y con licencia de Pío V.

1571

•             FELIPE II concede a JUAN DE HERRERA un aposento en la villa de El Escorial para que en él pudiera conservar las trazas.

1572

•             31 de enero, FELIPE II ordena que el prior y contador de la fábrica del monasterio abonen el importe correspondiente a la conducción de árboles y plantas de La Fresneda.

•             17 de agosto, Real Cédula según la cual JUAN BAUTISTA CABRERA es designado Superintendente y administrador de las huertas, jardines, plantíos y estanques de La Fresneda.

1574

•             21 de febrero, JUAN PÉREZ, “laborante” del monasterio, se “obligó de hacer” dos portadas de piedra labrada: “una de ellas a la punta de la calle de Nava Armado y la otra junto a la ermita de San Sebastián que se derribó, que se entiende que es a la entrada de la primera dehesa”.

1575

•             Junio, fallece PETRI JANSON, se encarga del cuidado de los estanques, su hijo GUILLERMO JANSON también designado como “el holandés”.

•             14 de junio, es designado LUIS DE CABRERA, hijo de JUAN BAUTISTA CABRERA, como su ayudante en el mantenimiento de La Fresneda, comprendiendo que “no podía acudir a todo por su sola persona”.

•             El 26 de junio FELIPE II se despide en La Fresneda de su cuarta esposa ANA DE AUSTRIA, embarazada de su primogénito Fernando.

• 20 de julio, cédula según la cual FELIPE II ordena “que, en los meses de Invierno, se permitiese pastar en los ensanches de la Dehesa de La Fresneda hasta” mil quinientas ovejas y trescientos carneros “del monasterio”.

•             El 2 de noviembre, los albañiles PEDRO DE VILLEGAS y BERNARDO DE LEDESMA concertaron hacer quinientas “tapias de piedra seca” en el término de La Fresneda, todo a contento de JUAN BAUTISTA DE CABRERA. El 4 de diciembre, SEBASTIÁN DE VILLALBA, PEDRO MARTÍN DE LA PEZUELA, ANDRÉS CEREZO y JUAN CRIADO, conciertan “hacer. todas las tapias desde el primer mojón de junto al camino de Valmayor”, siendo de piedra seca según les fuere ordenado por JUAN BAUTISTA DE CABRERA.

1576

•             4 de enero, en presencia de FELIPE II, el “holandés” GUILLERMO JANSON “vació el dicho estanque grande”, del cual “sacó cantidad de pescado”, enviando “al convento de Sant Lorencio una pitanza de lo que había allí cogido”.

•             15 de junio, fueron sus majestades “a la Fresneda a pescar en el estanque grande, que estaba siempre reservado para las personas reales”.

•             Noticia del milanés JUAN ANDREA, a cuyo cuidado están las fuentes de La Fresneda.

1578

•             Se compran en la villa de Talavera doscientas seis “figuras de muchas suertes”, labradas en otras tantas “piceas de barro”, diecisiete de ellas componían la desaparecida Fuente de Neptuno.

•             JUAN RAMOS, carpintero termina la construcción de unas caballerizas con seis pesebres en La Fresneda.

1579

•             Se paga el importe correspondiente al carpintero JUAN RAMOS por los “enrejados” de los jardines.

•             El milanés JUAN ANDREA solicita “merced y limosna” para regresar a su patria, por haber enfermado en La Fresneda.

•             El 11 de enero JUAN RAMOS, carpintero, se le libra el importe por las caballerizas, que cobra el 16 del mismo mes y año.

1581

•             7 de noviembre, se le abonan 17.268 maravedís al jardinero MIGUEL HERNÁNDEZ por quinientos nueve “álamos negros” para los “planteles” de La Fresneda.

•             El mismo año tenemos noticia de cierta desavenencia entre los frailes jerónimos y JUAN BAUTISTA DE CABRERA pues se dispone que éste “no haga comenzar ni comience cosa alguna de nuevo en el dicho parque, jardines y planteles sin que primero lo diga y de cuenta de ello en la Congregación y se le ordene por ella lo que hubiere de hacer”.

•             Noticia del jardinero PEDRO VELÁZQUEZ.

1582

•             El carpintero PEDRO MAYOR labró puertas para las tapias de La Fresneda y ALFONSO DE LLANOS, “hizo cinco aldabas” para las mismas.

1583

•             31 de diciembre, se libran doscientos reales a BARTOLOMÉ DE TORRES por “cortar” y llevar de los “bosques de Aranjuéz hasta veinte carretadas de verguilla de taray” para los tejidos de los jardines.

•             Se dan las condiciones para el riego de las plantaciones desde el estanque grande por medio de un conducto.

1585

•             El carpintero HERNÁN GÓMEZ termina la construcción de un palomar asentado sobre pilares de ladrillo y compuesto por cuarenta vigas de madera, la obra, comenzada un año antes, se termina el 23 de marzo, siendo tasada por los aparejadores BRIZUELAS y VILLACASTÍN. Los mismos tasan el mismo día la “casa de las gallinas”, realizada por el carpintero PEDRO DE FLORES, con “portales y unos colgadizos”.

1586

•             9 de marzo, se le abona a CRISTÓBAL LUIS, el costo por trescientas veinte plantas de “claveles finos” traídos desde Leganés para los jardines de La Fresneda. JUAN DE VERA, alfarero toledano cobra por la realización de numerosos tiestos, cubetas, ramilleteros, “para tener los ramilletes que se llevan a Su Majestad”.

•             Comienza el trabajo el grupo especializado de azulejeros toledanos compuesto por BARTOLOMÉ GARCÍA, ALONSO DE MENDOZA, MATÍAS ROMANO, DIEGO BALLESTEROS, PEDRO GONZÁLEZ y JUAN DE VERA, que durante once años, suministraron todo tipo de recipientes de barro jaspeado y policromado a La Fresneda.

1587

•             Se construyen “parrales de madera de castaño”.

1588

•             El jardinero AGUSTÍN BONET, solicita un aumento de sueldo.

•             FELIPE II ordena a JUAN BAUTISTA CABRERA guardar “la fruta que alli huuiere para que se pueda servir a su Majestad, como se ha hecho hasta ahora”, así como cuidar la pesca de los estanques.

1589

•             HERNANDO DE ANDRÉS, lleva a La Fresneda desde Arcos, Burgos, quinientos “perales, manzanos y otras suertes” de árboles.

•             El jardinero CRISTÓBAL LUIS adquiere en Leganés ciento veinticinco plantas de “claveles colorados y encarnados”.

•             Ese mismo año RODRIGO DE HOLANDA pinta de verde montaña las mesas de las “mosquetas” del parque.

1590

•             El “destilador” JUAN VICENCIO dispone “coger hierbas de la Fresneda para la botica del monasterio de San Lorenzo.

1591

•             LUIS CABRERA Y ANDRÉS CABRERA, hijos de JUAN BAUTISTA CABRERA son designados guarda mayor y administrador respectivamente.

•             Se tiene noticia del incremento considerable de “la caza mayor e menor y aves de volatería” en la dehesa de La Fresneda, llegando a tal extremo, que causaba “daños” en “algunas heredades” vecinas.

1592

•             Procedentes de la villa burgalesa de Arcos llegan a La Fresneda, doscientos setenta y cinco”árboles frutales”.

•             El 13 de mayo, finaliza en La Fresneda el proceso inquisitorial contra el Fray JOSÉ DE SIGÜENZA, quien se encontraba ante el tribunal del Santo Oficio en Toledo. Los testigos terminan de ratificar sus declaraciones el día 2 de septiembre.

1594

•             Numerosa documentación referida a nóminas de jardineros y peones que están trabajando en las huertas y jardines.

•             El mismo año RODRIGO DE HOLANDA pinta de verde los enrejados de los jardines.

1596

•             Se construyen encañados para regar los claveles, y se compran numerosos tiestos de barros para los jardines.

1597

•             Noticia del jardinero DIEGO GALLEGO.

•             20 de enero, FELIPE II manda elevar las cercas del parque de La Fresneda a una altura de doce pies para que las gamuzas no “se vayan por encima de las paredes del dicho parque”. El mismo día se manda reparar “el paredón del estanque grande”.

•             23 de julio, FELIPE II premia con doscientos reales el “cuidado” con que el jardinero CRISTÓBAL LUIS “ha servido” los jardines de La Fresneda.

1598

•             El jardinero JUAN DE SESEÑA solicita que se le iguale con los demás compañeros que ganan tres reales.

•             ANA HERNÁNDEZ, mujer de GUILLERMO JANSON, recibe la merced de un real diario “por su vida”.

•             5 de julio, FELIPE II llega a La Fresneda desde Madrid, llevado en silla de manos pues la gota le impide moverse, durmiendo en la “casa” que allí levantó la noche de aquel día.

•             13 de septiembre, muere FELIPE II en el monasterio de San Lorenzo el Real.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 24 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

LOS ESTANQUES REALES DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA (Ramsar, Tratado Internacional para la Conservación de los Humedales)   Leave a comment

Se tiene noticia que Petri Janson, “el holandés”48, recorre el mes de julio de 1563 los terrenos de La Fresneda localizando lugares adecuados para la creación de dos estanques: el Estanque de La Isla (Granjilla II) y el Estanque Alto (Granjilla I).

Según el padre Modino, fraile agustino del Monasterio del Escorial, parece que Juan Bautista De Toledo inspeccionó los lugares elegidos para los mencionados estanques49. En abril de 1566, Janson tiene replanteados los estanques con su “hondo y alto” para que los vea Felipe II50. Tres meses después tienen problemas para encontrar “suelo firme sobre que fundar la pared” del estanque, suponemos que el Estanque Alto. A las órdenes de Janson trabajaban hasta tres docenas y cuarenta peones y oficiales. La traza fue dada por el holandés, quien por orden de Felipe II ejecuta los trabajos con intervención, que no le agrada, del aparejador Pedro de Tolosa51. En julio de 1567 Tolosa da razón de las obras a la vez que explicaría Janson “lo que le parece” de los trabajos52. En febrero de 1568 “todo lo demás del estanque” grande estaba terminado y solamente faltaba por asentar la última hilada de su pared. Felipe II ordena que se “hinche el estanque”, luego de quedar seca su fábrica.53

En junio de 1575 fallece Petri Janson54 encargándose del cuidado de los estanques, su hijo, Guillermo Janson también apodado “el holandés”. En 1598 su viuda Ana Hernández recibirá la merced de un real diario “por su vida”55.

Los cuatro estanques forman un complejo hidráulico que deriva aguas del río Aulencia mediante un azud que, conecta con una cacera que se convierte en tubería y que desagua, por gravedad, en el primer embalse, el  Estanque Alto. Todos los embalses se encuentran interconectados mediante una red de canalizaciones.

Los cuatro Estanques Reales tienen idénticas características técnicas. Son presas de escollera recubiertas de tierra con el paramento de aguas arriba, acabado con mampostería. Cuentan también con un sistema de regulación formado por dos desagües.

El último Estanque Real, el cuarto estanque (Granjilla IV), está situado a la izquierda de la Vereda del Camino Real de Madrid en dirección Canalejas. El cuarto estanque desagua a través de una cacera en el río Aulencia, en Prado Río. Por lo tanto, el sistema hidráulico, que alimenta los Reales Estanque a de La Granjilla de La Fresneda circunvala, el río Aulencia. Este cuarto estanque se terminó de construir en 1597, año de fallecimiento de Juan de Herrera. Lo construyeron los maestros de cantería Gonzalo Hernández, Pedro de Saldaya, Alonso Albañiz y Justo González. La construcción la dirigió Fray Antonio de Villacastín.

En las proximidades de la Casa del Rey, en La Granjilla de La Fresneda, se construyó el Estanque de La Isla. Su finalidad primaria era suministrar aguade tanto a las fuentes y a los jardines del Parque de La Fresneda. Felipe II ordenó construir en el centro del estanque un cenador en una isleta a la que se accede mediante una Puerta Real y una pasarela de grandes piedras asentadas sobre una estructura de piedra en seco.

La técnica de construcción de los cuatro Estanques Reales de La Granjilla de La Fresneda es similar a la utilizada en la Presa de Ontígola y en los estanques de la Casa de Campo de Madrid. Los Estanques Reales de La Granjilla de La Fresneda forman un sistema representativo de la Ingeniería Hidráulica Hispánica del Renacimiento Español. Ejemplifican el gusto de Felipe II por la hidráulica y por la ecología: siendo todavía príncipe, ordenó la construcción de la presa de Ontigola para facilitar el asentamiento de aves con fines cinegéticos56.

Los Reales Estanques de La Granjilla corren el riesgo de perderse, pues sufren graves filtraciones que sería conveniente restaurar. El Estanque de La Isla y el Estanque de Neptuno (porque en su centro tenía un cenador adornado con una fuente decorada con el dios Neptuno) necesitan restauración urgente. Por otro lado, la naturalización que han sufrido debido al abandono hace necesario un estudio de impacto ambiental que actúe sobre ellos57.

NOTAS DE PIE DE PÁGINA

48 A.G.P., San Lorenzo, Patrimonio, leg. 6. Cfr. CERVERA VERA, L., “El holandés Janson arrienda la pesca en los estanques reales de Felipe II”, Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, LXII, Valladolid, 1976, pp. 251-274.

49 MODINO, “Los priores de la construcción de San Lorenzo en su correspondencia con el rey y sus secretarios” en Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial, IV Centenario de la Fundación 1563-1963, Biblioteca de La Ciudad de Dios, El Escorial 1964, p. 225.

50 Ibíd.

51 A. G. S., Obras y Bosques, Escorial, leg. 1.

52 A. G. S., Obras y Bosques, Escorial, leg. 6.

53 A. G. S., Obras y Bosques, Escorial, leg. 6.

54 A. G. S., Obras y Bosques, Escorial, leg. 6.

55 CERVERA VERA, L., “El holandés Janson arrienda la pesca en los estanques reales de Felipe II”, Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, LXII, Valladolid, 1976, pp. 257.

56 Bueno Hernández, F. Las Presas de los siglos XV a XVIII.

57 A.A.V.V. El libro verde del El Escorial, Ayuntamiento de El Escorial, 1993, p. 149

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 24 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

A %d blogueros les gusta esto: