ANÁLISIS DEL DECRETO DE DECLARACIÓN DE TERRITORIO HISTÓRICO A FAVOR DEL REAL SITIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

El Decreto 52/2006 afecta a todo el territorio acotado por la Cerca que mandó construir Felipe II para proteger las fincas y territorios vinculados al Monasterio, es decir: la casi totalidad de los términos municipales de San Lorenzo de El Escorial y el Escorial, y una pequeña parte de Zarzalejo y Santa María de la Alameda.

Consideramos que este decreto ofrece una protección insuficiente a La Granjilla por las siguientes razones:

1. Al igual que otros bienes inmuebles fundamentales de la zona, La Granjilla necesita su propia declaración como BIC complementaria para conservar sus edificaciones (categoría Monumento) y su perímetro actual (Jardín Histórico), tal y como la tiene: el Monasterio y sus Jardines, la Herrería, la Casa de Peláez o del Infante o el Teatro Real Coliseo de Carlos III. Más necesaria aún por el hecho de ser de titularidad privada. La declaración de BIC como territorio histórico, como su propio nombre indica, es una categoría creada para dar una protección general a zonas amplias con unos criterios más generales, pero no el instrumento concreto de protección urgente que necesita la finca.

2. Como no podía ser menos en un área tan amplia, los criterios de actuación recogidos en el decreto no impiden la parcelación ni la urbanización del terreno, que queda tan sólo en función de las decisiones de los municipios y sus PGOU, y de la aprobación de los proyectos por parte de la D.G. de Patrimonio Histórico de la CAM.

Dichos criterios de actuación marca unas pautas para las actuaciones urbanísticas que están muy bien, aunque no podemos entender como dicha D.G. puede considerar esto un “movimiento de tierra efectuado con metodología arqueológica”, o que no es una alteración grave de la geomorfología.

O como esta actuación urbanística puede considerarse “encaminada a proteger la unidad paisajística y el mantenimiento del modelo urbano original…” de San Lorenzo de El Escorial.

3. El propio decreto incluye en el listado de bienes inmuebles que se incluyen en el territorio las edificaciones de la Granjilla, pero lo hace con una enumeración muy vaga e incompleta: “la finca Granjilla, antigua finca Fresneda, con sus cerramientos de puertas,Iglesia de San Juan, Casa del Rey, Casa de los Frailes y construcciones auxiliares, puentes, jardines y estanques”. Nada más, ni siquiera, por ejemplo cuantos estanques hay o ninguna descipción más completa o referencia a elementos constitutivos o decorativos importantes. Esto es grave porque el propio decreto permite las actuaciones sobre el bien siempre que cumplan una serie de determinaciones.

4. Para agravar la situación, dicho decreto está recurrido por una constructora, que puede alegar a su favor un fallo administrativo de declaración fuera de plazo que podría anular la declaración.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 22 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: