LA EXCLAUSTRACIÓN DE LOS JERÓNIMOS Y LA DEGRADACIÓN DE LA GRANJILLA DE LA FRESNEDA   Leave a comment

En este sitio mandó después Felipe II fabricar un pequeño palacio, y una casa de recreo a modo de convento, donde los monjes tuviesen su granja, y por esto se llama ahora la Granjilla. Adornó aquella quinta con jardines, que fueron los primeros que arregló y plantó el P. Fr. Marcos de Cardona, sujeto de gran habilidad e inteligencia en la horticultura, embellecidos con fuentes, cascadas y cenadores; hizo cinco magníficos y costosos estanques para el riego, donde se cría buena y abundante pesca; y se plantaron en todo el parque largas calles de árboles, que hacían aquel sitio deliciosisimo, aunque muy tercianario por la humedad de los estanques. Desde que dejó de existir la comunidad, la capilla y casa no se han reparado; los jardines, fuentes y estanques, ya muy deteriorados desde la invasión francesa, se han acabado de perder; y las zarzas y el tiempo, ayudado de la mano destructora del hombre, han casi borrado las bellezas de aquella mansión deliciosa. ¡Desgracia es que lo que se había conservado a través de dos siglos y medio, acabe de perderse por la incuria y el abandono!

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA

José QUEVEDO, Historia del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial. Madrid, 1849.

Créditos: Profesores y Catedráticos de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid (www.lafresneda.org).

Publicado 25 noviembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: