Real Sitio del Escorial (Real Sitio de la Villa de El Escorial y Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial)   Leave a comment

Historia

El Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial y El Escorial, también conocido como Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial o Real Sitio de El Escorial, era un híbrido de señorío  de realengo  y señorío de abadengo  constituido en el último tercio del siglo XVI, a instancias del rey Felipe II.Se extendía alrededor del monasterio homónimo, por los actuales términos municipales de San Lorenzo de El Escorial, El Escorial, Zarzalejo y Santa María de la Alameda, en la vertiente meridional de la Sierra de Guadarrama, en la Comunidad de Madrid (España).

De la Carta de Fundación del Monasterio de El Escorial se puede inferir que Felipe II protegió jurídicamente este edificio y su entorno mediante una figura legal híbrida de lo que en su tiempo se entendía por priorato, realengo  y abadengo.

Los orígenes de este Real Sitio se remontan a 1562, un año antes de colocarse la primera piedra del Monasterio de El Escorial, cuyo solar se encontraba en las inmediaciones de El Escorial, por entonces una pequeña aldea perteneciente a la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia.

El rey Felipe II comenzó a adquirir terrenos próximos al edificio, para anexionarlos y crear un espacio de uso recreativo, cinegético y agropecuario, aspecto, este último, que resultaba clave para el mantenimiento de la comunidad monacal y cortesana que iba a residir en el Monasterio. Entre las fincas apropiadas, figuraba la de El Campillo, adscrita a la realeza desde tiempos de Enrique IV de Castilla. Todas las tierras fueron valladas, mediante la llamada Cerca de Felipe II. El proceso de anexiones duró hasta 1595.

El Real Sitio se regía jurisdiccionalmente mediante tres figuras principales. La administración de los cotos de caza correspondía a la Casa Real, mientras que el Prior del Monasterio gestionaba las tierras dedicadas a la explotación agrícola y ganadera. Por su parte, el Alcalde Mayor de El Escorial ejercía sus poderes en el núcleo urbano de El Escorial. Este pueblo fue desvinculado de la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia y logró alcanzar una personalidad jurídica propia, como villa, en un margo legal híbrido entre Sitio Real y Sitio de Abadengo.

Se trataba de una estructura administrativa de gran complejidad, que dio lugar a numerosos conflictos. El litigio más importante tuvo lugar en el siglo XVIII, en tiempos de Carlos III, cuando los monjes y las autoridades municipales escurialenses se enfrentaron por el control del suelo destinado a uso residencial.

La demanda de viviendas, por parte de funcionarios y personal de servicio, era un asunto especialmente sensible en aquellos momentos, ante las frecuentes visitas de la Familia Real al lugar. Fruto del interés mostrado por la Casa de Borbón hacia el Real Sitio fue la construcción de las Casitas del Príncipe y del Infante, obras de Juan de Villanueva. A este arquitecto también se debió el cierre de la lonja que rodea el Monasterio con la tercera Casa de Oficios y las Casas de Infantes.

Carlos III intervino en la citada disputa y resolvió crear en 1782 una única figura administrativa, la de Gobernador del Real Sitio, con la que tomaba su control indirecto, en claro perjuicio del Prior y del Alcalde, que vieron mermados sus poderes. Al mismo tiempo, impulsó la segregación de parte del término de El Escorial, de la que surgió el actual municipio de San Lorenzo de El Escorial, donde se encontraban los principales edificios, incluido el Monasterio.

Asimismo, articuló un nuevo marco territorial, que favoreció el desarrollo de un caserío en los aledaños del Real Monasterio, más allá del núcleo urbano de El Escorial. Las viviendas construidas en el entorno más próximo al edificio dieron origen al actual pueblo de San Lorenzo de El Escorial, constituido oficialmente en municipio el 26 de septiembre de 1836, como una escisión de El Escorial.

El Real Sitio volvió a fraccionarse a finales del siglo XVIII, durante el reinado de Carlos IV. La Desamortización de Juan Álvarez Mendizábal y Pascual Madoz dejó en manos privadas algunas de las fincas anexionadas en el siglo XVI. Entre ellas, destaca la de La Granjilla de La Fresneda, donde Felipe II ordenó construir un palacio y unos jardines renacentistas, erigidos en la desaparecida aldea de La Fresneda, cuyo caserío fue demolido para tal fin.

Por esta razón, La Granjilla de La Fresneda ha quedado fuera del circuito turístico principal, junto con otros conjuntos de similar importancia histórico-artística. Éste se articula preferentemente sobre los espacios gestionados por Patrimonio Nacional.

Patrimonio artístico y natural

Término Municipal de San Lorenzo de El Escorial

Monasterio de El Escorial. Fue diseñado en el siglo XVI por Juan Bautista de Toledo, dentro de un plan urbanístico, de carácter integral, que afectaba a todo su entorno, en el que este edificio constituía el núcleo central. Tras su muerte, Juan de Herrera asumió el proyecto y finalizó el edificio, implantando un nuevo estilo arquitectónico, bautizado con su apellido.

Silla de Felipe II. Aunque la tradición afirma que fue mandada construir por Felipe II como observatorio de las obras del Real Monasterio, recientes investigaciones apuntan a que puede tratarse de un altar prerromano para sacrificios, de los cuales se han encontrado hallazgos similares en la Península Ibérica. Algunos autores afirman que esta silla no es más que una recreación levantada en el siglo XIX.

Término Municipal de El Escorial

La Granjilla de La Fresneda. Este conjunto monacal y palaciego se debe a Juan Bautista de Toledo. Fue ordenado edificar por Felipe II en 1563 —el mismo año en que se colocaba la primera piedra del Monasterio— para usos recreativos personales, como contrapunto al Monasterio. Se asienta sobre una finca que actualmente ha quedado reducida a 148 hectáreas, diez veces menos que la superficie original. Integra unos jardines renacentistas, diseñados a semejanza de la Casa de Campo de Madrid.

Casita del Príncipe (o de Abajo). Es una de las construcciones más notables de Juan de Villanueva, que utilizó, en su diseño, trazas muy similares a las empleadas en el Museo del Prado, la obra maestra de este arquitecto. Data de 1772 y fue utilizada como pabellón de recreo por Carlos IV, entonces Príncipe de Asturias.

Hay mucho más que ver allí.Además,se encuentra muy bien comunicado a través de las carreteras M-505 y M-600, que son accesibles desde la autopista A-6 (Madrid-La Coruña). Además, la estación de El Escorial dispone de una amplia frecuencia de trenes de Cercanías, a través del ferrocarril Madrid-Ávila.

Créditos: Blogs de la Universidad de Alicante, Wikipedia, Creative Commons

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: