RESTOS ARQUEOLÓGICOS DE LAS FERRERÍAS DE MONTE DEL PAÍS VASCO   Leave a comment

Horno de una ferrería de monte

El acarreo de carbón fue tarea primordial en la elaboración del hierro artesanal. Las primitivas instalaciones que se utilizaron para transformar el mineral de hierro en metal en el País Vasco durante la época medieval se conocen como haizeolak o agorrolak. Suelen denominarse también como ferrerías de monte, porque ocupaban normalmente estos lugares, donde el aprovisionamiento de las materias primas indispensables -carbón vegetal y mineral- estaba garantizado y favorecía la rentabilidad de la explotación.

La investigación en el País Vasco sobre estos primeros momentos se halla poco desarrollada. Se conoce desde antiguo la presencia de grandes escoriales en montes y zonas marginales, denominados habitualmente zepadis, que se atribuyen a estos procesos. Ya Garibay y más tarde Isasti indican que son los restos predecesores del método hidráulico: “En algún tiempo hubo herrerías en las montañas de Guipuzcoa, en que se labraba el hierro con las manos sin el ingenio del agua”.

Sin embargo, pocos son los datos claros y fidedignos con los que contamos acerca de su exacta naturaleza. Como ya se ha puesto de relieve en otras ocasiones (IBARRA, 1989), la descripción de sus elementos esenciales es muy similar -hornos bajos alimentados de aire manualmente -, pero su caracterización varía -desde hornos construidos, con dimensiones y aspectos muy variables, a simples hoyos en el suelo, convenientemente sellados. Pocas veces han sido objeto de análisis arquelógicos, como los efectuados en loszepadis de Oiola (Trapagaran, Bizkaia), que han proporcionado interesantes pautas de interpretación sobre los hornos, sistema de trabajo y metales obtenidos.

En cualquier caso, todo parece confirmar la idea de su escaso nivel técnico, su variabilidad en la disposición y dimensiones del horno -quizá porque pueden estar dando cuenta de un tipo de trabajo que se desarrolla a lo largo de más de ocho o nueve siglos -, la precaria calidad del producto obtenido -que exigiría arduas tareas de forja- y la limitada productividad de las unidades de trabajo.

A pesar de la baja rentabilidad del sistema en términos modernos, la producción en estos lugares siguió siendo importante y continuó siendo un recurso aceptable durante la progresiva generalización de los mecanismos hidráulicos para el beneficio y fabricación de hierro.

Créditos: Cultura de Guipúzcoa

Publicado 2 diciembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: