Felipe II según Geofrey Parker   Leave a comment

Maximiliano II de Habsburgo, Emperador electo del Sacro Imperio Romano Germánico acuñó para su dinastía un lema optimista y gracioso: “Lo que otros gana con guerras, la feliz Austria lo gana con alianzas matrimoniales”. Sin embargo, Carlos V tuvo que recurrir a costosas guerras para conservar lo conquistado mediante políticas matrimoniales.

Para conservar el imperio heredado, Felipe II se vio abocado al belicismo. Geofrey Parker inicia la biografía de Felipe II con su victoria en la batalla de San Quintín que llevó la Hacienda Castellana a la bancarrota: cuanto mayor es el patrimonio territorial heredado mayor es el capital necesario para su defensa.

La biografía de Parker muestra a un Felipe II con una una hegemonía global abrumadora que finalmente fracasa: deja tras de sí 42 años de guerras, cuatro quiebras del Estado y la ruina irremediable de Castilla.

Parker, profundo conocedor de la historia militar de la época (‘El camino español’), comprende muy bien las dos grandes fases del reinado de Felipe II. El éxito: vencedor del turco en Lepanto, árbitro de las guerras civiles de Francia, conquistador de Lisboa y Señor de Las Españas (dueños del oro y de la plata de la España Ultramarina). Sólo la Rebelión de Flandes y la Inglaterra de la Reina Virgen ensombrecen el panorama.

Sin embargo, a partir de 1588 todo se vuelve en contra: fracasa la Armada Invencible, se perpetúa la resistencia de Flandes, resurge el poderío de Francia y Suspensión de Pagos: La Corona no puede pagar los intereses de la inmensa deuda.

Parker intenta deslindar qué parte de la catástrofe corresponde a la situación internacional y qué parte a las decisiones del rey. Parece evidente que Felipe II estuvo lastrado por su talante negativo, su excesivo detallismo excesivo, incapacidad para delegar, testarudez e indecisión. Pero sobre la todo la principal fuente de error es el providencialismo, la tendencia no sólo a identificar las propias empresas con la voluntad de Dios, sino a creer que también Dios pondría los medios necesarios para la victoria y que obraría el milagro del buen tiempo en el mar del Norte.

Sin caer en las calumnias y falsificaciones documentales de la leyenda negra, Parker describe los aspectos más tenebrosos de la personalidad del rey; por ejemplo, su falta de escrúpulos para ordenar asesinatos en secreto: dos nobles aragoneses y el barón de Montigny fueron estrangulados en sus celdas; Esbobedo fue estoqueado en plena calle por orden del rey, que había sido persuadido con engaños por su secretario, el traidor Antonio Pérez.

La narración del famoso proceso de Antonio Pérez (inmortalizada en la mejor obra histórica de Gregorio Marañón -ISBN: 9788467022919) es la parte más decepcionante de esta biografía. Parker, entusiasmado por el descubrimiento de un archivo con los memorándums de Felipe II, comete el error de contarnos esta historia utilizando constantemente la enrevesada y prolija prosa del Rey Prudente. Y así, lo que en Marañón era apasionante aquí se torna farragoso y casi incomprensible.

Créditos: Juan Olabarría, 23.10.2010

Publicado 17 diciembre, 2010 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: