EL ESCORIAL Y DONDE COMIENZA EUROPA: MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE MONFERO   Leave a comment

No cabe duda ninguna de que el matemático Juan de Herrera, extraordinario geómetra y genial arquitecto a quien Felipe II encomendó la construcción de El Escorial, también dejó su huella en el monasterio de Monfero, al que cita en su testamento («Mando que García de Velasco, aparejador de la obra de Monfero…»). El claustro reglar, por ejemplo, lo diseñó personalmente. Peor suerte tuvo el último de los claustros, el tercero, del monasterio. La obra, de clara inspiración neoclásica, estaba en marcha cuando la invasión francesa, pero la guerra napoleónica conllevó su interrupción, y aquel casi postrero empeño de los frailes jamás llegó a buen puerto. Hoy, cuando la comunidad monástica ya solo es recuerdo, al igual que los caballeros que, de acuerdo con los abades de su tiempo, decidieron que aquel fuese el lugar de su enterramiento, Santa María de Monfero es, sobre todo, silencio. Pero un silencio en el que no cuesta imaginar, eso es cierto, los cantos gregorianos, los manuscritos bellamente iluminados de la sin duda magnífica biblioteca, el olor a pan recién hecho, el toque de las campanas viajando por el cielo, la música de los órganos en la nave de la iglesia y el relincho bravo de los caballos de los viajeros.

Marco de referencia (enlaces): ramon loureiro, santa maria de monfero, juan de herrera, juan bautista de toledo, monasterio del escorial, el escorial, felipe II,

Créditos: Ramón Loureiro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: