Archivo para febrero 2011

¿CUAL SERÁ EL PANTEÓN DE LA MONARQUÍA HISPÁNICA PARLAMENTARIA? ¿QUE ESTABLECE EL CODICILIO DE JUAN CARLOS I?   Leave a comment

El Panteón de Reyes de El Escorial, al completo

Todos los Reyes de España desde Carlos V, excepto dos, están enterrados en el Panteón Real del Monasterio de El Escorial. Las dos excepciones son Felipe V, que optó por la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, para descansar junto a su segunda esposa, Isabel de Farnesio, y Fernando VI, hijo del anterior, que fue enterrado por expreso deseo en el Real Monasterio de la Visitación de Madrid, más conocido como Convento de las Salesas Reales, que había fundado junto a su esposa, Bárbara de Braganza.

En el Panteón Real descansan Carlos V, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Luis I, Carlos III, Carlos IV, Fernando VII, Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII, así como las Reinas que fueron madre de Rey y el Rey consorte, Francisco de Asís, marido de Isabel II. Sólo hay una excepción, la de Isabel de Borbón, primera esposa de Felipe IV y que murió sin dejar sucesor al Trono, pero que fue enterrada en el Panteón por el interés que dedicó a su construcción.

Aún quedan tres sepulturas vacías en el Panteón de Reyes, pero están asignadas a los padres de Don Juan Carlos, Don Juan de Borbón y Doña María de las Mercedes, y a su abuela, la Reina Victoria Eugenia, cuyos restos se encuentran actualmente en la antesala del Panteón. En esta sala, llamada el pudridero, los restos mortales tienen que permanecer 25 años antes de ser trasladados al Panteón de Reyes o al Panteón de Infantes. La Reina Victoria Eugenia los cumplió el año pasado, ya que aunque falleció en 1969 en Lausana (Suiza) sus restos fueron trasladados a El Escorial en 1985. Cuando estos cuerpos sean depositados en sus sepulturas definitivas, el Panteón Real quedará sin espacio para nuevas tumbas, salvo que se realice una reforma.

Créditos: A. MARTÍNEZ-FORNÉS / ABC MADRID 27/02/2011 / FOTOS. VICTOR LERENA

Intertextualidad (Hipetextualidad) Histórica: Alfonso XIII, Capilla Real de la Catedral de Granada, Carlos I, Carlos II, Catedral de León,, Convento de las Salesas Reales, Cortes de Cádiz, Cortes Generales, Democracia, Democracia Absolutista,Democracia Ateniense, Democracia Constitucional, Democracia Directa, Democracia Liberal, Democracia Liberal Constitucional, Democracia Parlamentaria, Democracia Popular, Democracia Representativa, Estado Absolutista, Estado Federal, Estado Liberal, Falange Española, Familia Real Española, Fascismo, Felipe II, Felipe V, Fernando VI, General Francisco Franco, General Primo de Rivera, Guerra Civil, Guerra de la Independencia, I República Española, II República Española, Isabel de Borbón, Juan Carlos I, Juan de Borbón, Juan III de España, José Antonio Primo de RiveraMaría de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias, Monarquía Absolutista, Monarquía Autoritaria, Monarquía Constitucional,Monarquía Hispánica, Monarquía Parlamentaria, Monasterio de Oña, Monasterio de Santa María La Real de Las Huelgas, Monasterio de Yuste, Movimiento Nacional, Nazismo, Palacio Real de la Monarquía Griega,Panteón de Infantes del Real Monasterio del Escorial, Panteón de Reyes del Real Monasterio del Escorial, Presidencialismo, Primera Guerra Carlista,Real Monasterio del Escorial, Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, República, Restauración Borbónica,Reyes de España, Sacro Imperio Romano Germánico, Segunda Guerra Carlista, Tercera Guerra Carlista, Transición Española, Unión Monárquica Nacional, Valle de los Caídos

Intertextualidad (Hipetextualidad) Iconográfica:

 

Archivo:La Granja Palacio.jpg

Archivo:Mausoleo de Fernando VI de España (Madrid) 01.jpg

Archivo:Santa Cruz del Valle de los Caídos.jpg

Intertextualidad (Hipetextualidad) Histórica: Alfonso XIII, Capilla Real de la Catedral de Granada, Carlos I, Carlos II, Catedral de León,, Convento de las Salesas Reales, Cortes de Cádiz, Cortes Generales, Democracia, Democracia Absolutista,Democracia Ateniense, Democracia Constitucional, Democracia Directa, Democracia Liberal, Democracia Liberal Constitucional, Democracia Parlamentaria, Democracia Popular, Democracia Representativa, Estado Absolutista, Estado Federal, Estado Liberal, Falange Española, Familia Real Española, Fascismo, Felipe II, Felipe V, Fernando VI, General Francisco Franco, General Primo de Rivera, Guerra Civil, Guerra de la Independencia, I República Española, II República Española, Isabel de Borbón, Juan Carlos I, Juan de Borbón, Juan III de España, José Antonio Primo de RiveraMaría de las Mercedes de Borbón-Dos Sicilias, Monarquía Absolutista, Monarquía Autoritaria, Monarquía Constitucional,Monarquía Hispánica, Monarquía Parlamentaria, Monasterio de Oña, Monasterio de Santa María La Real de Las Huelgas, Monasterio de Yuste, Movimiento Nacional, Nazismo, Palacio Real de la Monarquía Griega,Panteón de Infantes del Real Monasterio del Escorial, Panteón de Reyes del Real Monasterio del Escorial, Presidencialismo, Primera Guerra Carlista,Real Monasterio del Escorial, Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, República, Restauración Borbónica,Reyes de España, Sacro Imperio Romano Germánico, Segunda Guerra Carlista, Tercera Guerra Carlista, Transición Española, Unión Monárquica Nacional, Valle de los Caídos

Documentos en RNE – Juan de Villanueva: arquitecto de la razón – 26/02/11   Leave a comment

El arquitecto Juan de Villanueva (1739-1811) fue el máximo exponente del Neoclasicismo en España. Autor, entre otros edificios, del Museo del Prado, el Oratorio del Caballero de Gracia y el Observatorio Astronómico (todos ellos en Madrid), dejó también su impronta en Reales Sitios como El Escorial y El Pardo.

Este documental radiofónico , elaborado por Julia Murga, recorre la vida y la obra de Juan de Villanueva con la ayuda de los arquitectos Pedro Moleón, Antonio Fernández Alba y Miguel Lasso de la Vega , y el historiador del Arte José Luis Sancho.

Dios siglos después de su muerte, Moleón aporta datos inéditos sobre algunos proyectos de Villanueva, como las diferentes alternativas que barajó para El Prado.

Procedentes del Fondo Documental de RTVE, se escuchan también las opiniones de otros expertos en su obra ya fallecidos, como el arquitecto Fernando Chueca Goitia y el crítico de arte Santiago Amón.

Créditos: Documentos RNE,

Efemérides: 70 años de la muerte de Alfonso XIII – El Conde de Barcelona no descansó hasta que pudo cumplir el juramento que hizo a su padre en el lecho de muerte: traer sus restos a España   Leave a comment

Hace 70 años, en una habitación del Gran Hotel de Roma, el Rey Alfonso XIII agonizaba rodeado de su familia a 1.300 kilómetros de su patria. La última noche de su vida la había pasado bastante tranquila, hasta el punto de que los médicos creyeron apreciar una ligera mejoría. Su esposa, la Reina Victoria Eugenia, que había viajado desde Lausana para estar a su lado en el trance, y sus hijos se disponían a salir. Tenían previsto asistir a los funerales del marqués de las Torres de Mendoza, secretario del Rey, que había fallecido recientemente.

Eran las diez y media de la mañana y, de repente, Alfonso XIII sufrió un ataque cardiaco. Avisado el doctor Frugoni, le administró dos inyecciones de adrenalina, pero el Rey no se recuperó, y el médico pidió a la familia que pasara a la habitación. El padre López dio la Extremaunción y el Santo Viático al Rey moribundo, que conservó la lucidez hasta el final. Sólo tenía 55 años, pero parecía que había vivido mucho más.

Nacido Rey como Heredero póstumo de Alfonso XII, en plena adolescencia (17 años) accedió al Trono de una nación que atravesaba uno de los periodos más turbulentos de su historia. Llama la atención, por lo acertado de la premonición, lo que aquel joven Rey escribió en su diario en 1902: «En este año me encargaré de las riendas del Estado, acto de suma importancia tal y como están las cosas, porque de mí depende si ha de quedar en España la Monarquía borbónica o la República… Yo espero reinar en España como Rey justo. Espero, al mismo tiempo, regenerar a la Patria…» Y esa fue su meta durante 28 años, en los que en España se sucedían los acontecimientos a un ritmo trepidante: la Semana Trágica, los asesinatos de Canalejas y de Dato, la huelga revolucionaria de 1917, la guerra de Marruecos, la Dictadura, tres atentados contra su persona (uno el día de su boda)…

Sin «el amor de mi pueblo»

Es posible que el Rey recordara en su lecho de muerte su vida en España, de donde partió la noche del 14 al 15 de abril de 1931, después de que se proclamara la República de una forma peculiar: por la vía de hecho, sin ningún mandato popular. En las elecciones municipales del 12 de abril los monárquicos obtuvieron un mayor número de concejales que los republicanos, pero éstos triunfaron en 41 de las 50 capitales de provincia, y el Rey lo interpretó como un fracaso. «Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo», manifestó Alfonso XIII en un mensaje de despedida que sólo ABC publicó al día siguiente. «Quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil», agregó antes de partir al exilio.

Pero la salida del Rey no contuvo la ola de violencia que se estaba extendiendo por España. Por el contrario, el nuevo Gobierno provisional alentó el anticlericalismo y la violencia contra los monárquicos, y el 11 de mayo, en un solo día, se quemaron seis iglesias en Madrid y 18 centros católicos en el resto de España. En ese clima de confrontación, el 28 de junio se celebraron unas elecciones que dieron un triunfo rotundo a la Conjunción republicano-socialista. Cinco años después, Alfonso XIII contemplaba desde el exilio cómo se desangraba España en una guerra civil que él había tratado de evitar.

Poco antes de que el Rey expirara, su hijo, Don Juan de Borbón, en quien había abdicado el 15 de enero de 1941, le había jurado que no descansaría hasta que sus restos reposaran para siempre en su patria, en el Monasterio de El Escorial, que su antepasado, Felipe II, había mandado construir para cumplir, también, un encargo de su padre, Carlos I: crear un Panteón para la Dinastía. Pero aún tuvieron que pasar 39 años y muchos acontecimientos para que el Conde de Barcelona, Don Juan de Borbón, pudiera cumplir el mandato paterno.

«Majestad, misión cumplida»

Durante ese tiempo, Alfonso XIII descansó en la capilla de San Diego de Alcalá, en el templo español de Santiago y Montserrat, en Roma. Casi cuarenta años después, con el cáncer enroscado a la garganta y la fiebre de 40 grados quemándole los ojos, Don Juan entregó los restos mortales de su padre al prior del Monasterio de El Escorial, tras pedir la venia a su hijo, el Rey Don Juan Carlos. Alfonso XIII había regresado a España por el mismo camino por el que había partido hacia el exilio, desde el puerto de Cartagena. En el monasterio Don Juan se cuadró ante su hijo y le dijo: «Majestad, misión cumplida».

Créditos: ABC 27/02/2011 – ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS

El Escorial-Valdemorillo por la senda de los molinos de agua   Leave a comment

Crear visiones de lugares venideros y saber que siempre serán lejanos, inalcanzables como todo ideal. Huir lo viejo. Mirar el filo que corta un agua espumosa y pesada. Arrancarse de lo conocido. Beber lo que viene. Tener alma de proa. Ricardo Güiraldes.

clip_image001

La mayoría de las veces puede más el deseo de rodar y rodar que los kilómetros que hay en mis piernas pueden aguantar. Desde hace un par de años comparto dos pasiones, el senderismo y la bici. El año pasado deje muy de lado a mi vieja compañera de grandes aventuras la bicicleta hasta llegar a destrozar mis primeras botas de trekking por los pirineos y la sierra de Madrid. Este año la he prometido estar más con ella y disfrutar de nuevo juntos por nuevas rutas, senderos y veredas dedicándola más mimos y cuidados.

clip_image002

Febrero nos esta regalando primaveras o mejor dicho fiándolas que luego seguro se las cobra con semanas de mal tiempo cuando ya empezamos a lucir los pantaloncitos cortos. Últimamente dado que no tengo vida, solo trabajo y duermo tengo que decidir los viernes a última hora que ruta hacer y esta vez me he dibujado una que promete con 50 km de falso llano para ver como anda mi fondo bicicletero. Me acompaña Borja aún con el resfriado a cuestas que no termina de dejarle en paz.

Mis planes son salir del Escorial para enlazar con Valdemorillo, tras pagar el peaje de asfalto imprescindible para disfrutar de los senderos de Peralejo.

En esta senda hay un paso que desde hace 5 años soy incapaz de superar, siempre lo intento y siempre termino frenando antes de intentarlo siquiera. Creo que no lo superare nunca, tal vez sea también por eso que me encanta esta senda y hacerla un par de veces al año, solo para encontrármelo y ver que los dos seguimos tan cabezones como siempre, ya lo dijo Henry Ward Beecher, “La diferencia entre perseverancia y obstinación es que una viene de una fuerte voluntad, y el otro de un fuerte no”.

Al tomar la vía pecuaria y antes del cruce de la senda que baja al Embalse de Valmayor, y la que sube a Zarzalejo estación, nos encontramos con cinco coches patrulla de los forestales y unos 10 agentes que están montando un control en la vía pecuaria con los coches cruzados y las señales de stop y a 20 kilómetros/hora, como estoy alucinando en colores les pregunto por el operativo y me dicen que es un control para las motos de campo.

clip_image003

Nosotros nos tiramos la senda de la izquierda la que da a Valmayor, mientras disfruto de una bajada muy divertida no puedo quitarme la imagen del control con los forestales y pensar que dentro de poco todo ese operativo será para pillarnos a nosotros por las sendas de la sierra.

Hasta Valmayor la ruta alterna pista con bajadas rápidas y algunos pasos curiosos. Dejamos atrás Valdemorillo y nos ponemos rumbo a uno de los objetivos primordiales del día que es recorrer la senda de los molinos, de la que he oído maravillas.

Dejamos atrás cerro Alarcón y a la altura de la cola de su embalse tomamos una senda muy estrecha que promete diversión a raudales y unas vistas extraordinarias. Dos parejas de jóvenes parejas con bellas mozas, de esas que da gusto encontrarse en la montaña nos advierten que la senda no es para bicis, pero como ya he oído tantas veces esa frase decido hacer oídos sordos y continuar.

Al principio la senda esta muy marcada si bien tenemos que estar bajándonos cada dos por tres ya que es imposible hacer los pasos, hasta el punto que tenemos que hacer una cadena para poder bajar las bicis por lo complicado de la bajada. A medida que el paisaje va ganando en belleza, la senda se va difuminando hasta desaparecer en medio de una maraña de vegetación y rocas por el que nos cuesta portear la bici, y digo portear, no empujarla.

clip_image004

Borja se queja por tener que cargar la bici y no ve el fin de este sufrimiento, menos mal que el trayecto fue corto unos 2 kilómetros de pura exploración y senderismo. Una vez alcanzamos la carretera me doy cuenta de mi error y la senda del molino no era la que habíamos recorrido sino la que tenemos que recorrer, Borja lee en el panel informativo que no es apta para las bicis y se niega a recorrerla, por lo optamos en rodear el tramo por la opción A de la senda que si es cicladle y retomar el track más adelante según nos informa un amable aldeano. Pero como el día estaba juguetón nos pasamos el cruce, nos metemos para el cuerpo un cuestón para terminar disfrutando del mirador de Navalagamella. Tras unos momentos de desazón, optamos por bajar y tras consultar con un pastor nos damos cuenta del error y enseguida volvemos a iluminar nuestros rostros fatigados con la sonrisa de estamos en track. Pero claro la alegría en casa del pobre dura lo que dura y lo nos encontramos con lo que temíamos toda la ruta, tener que vadear un río que trae agua hasta la pantorrilla. Yo opto por quitarme los calcetines, coger carrerilla y vadear el río, Borja me observa y ve que lo consigo metiendo dos veces los pies en el agua para pedalear. Como el esta muy resfriado, le digo que se ponga las bolsas de plástico en los pies y lo intente, el resultado casi fue bueno si no llega a ser por una roca que le obligo a meter un pie en el agua, el único que se mojo.

Yo seco un poco las zapatillas y me pongo los calcetines, resultado de momento píes secos. Y así se mantendrán durante una hora más o menos en los que comienzo a sentir la humedad y el frío, fruto también de que el sol esta ya a punto de irse a dormir y las nubes no le deja calentar como por la mañana.

clip_image005

Tras el vadeo tan solo nos queda volver a retomar la vía pecuaria donde estaban los forestales por la mañana y todo por pista retornar al Escorial por la preciosa calzada romana que hay bajo la zona de la Silla de Felipe II.

Llegamos al Escorial a eso de las 18:30 con la última claridad del día, sin gota de agua y con un hambre atroz, tal que nos metimos en un bar para dar cuenta de unos bocadillos que nos supieron a gloria, al final nos han salido 52 km con 730 metros de desnivel que nos han dejado exhaustos, buen test para saber como estamos de forma, mal bastante mal. George Sand dijo, “La simplicidad es lo más difícil de conseguir en este mundo, es el último límite de la experiencia y el último esfuerzo del genio”. Para muchos que montan en bici esta ruta será un paseo, nuestro tiempo infame y decir que llegas exhausto una exageración , pero yo estoy feliz por haber pasado un día de primavera en uno de  invierno, por haber visto un atardecer y haberme sentido vivo, que más se le puede pedir a la vida.

clip_image006

Créditos: El Blog de Alakan

Real Sitio del Escorial: el Real Monasterio del Escorial, Octava Maravilla del Mundo   Leave a comment

Patrimonio Nacional Español y Patrimonio Mundial, por su belleza natural y riqueza cultural es una de las joyas de España y del Mundo. En las afueras de Madrid, es una cita que ningún visitante debe dejar de hacer al llegar a España. Aquí podrá vivir un día único, inolvidable y de gran deleite espiritual y visual

Silencio, solemnidad,  olor a historia, la naturaleza en su máximo esplendor y su corazón latiendo rápido por saber que está ante lo que es considerada la Octava Maravilla del Mundo: El Real Sitio del Escorial.

Experiencia posible al visitar el municipio de San Lorenzo de El Escorial, en las afueras de Madrid. Aquí podrá vivir un día único, deleitándose con la claridad del cielo, el verdor de los árboles y a la vez conociendo este complejo que fue residencia de la Familia Real Española y  el centro político del imperio de Felipe II, donde organizó su palacio y biblioteca así como su panteón, el de sus padres, Carlos I e Isabel de Portugal, y el de sus familiares y sucesores.

Toda una Joya.   Este monumento, muy visitado,  fue ideado en la segunda mitad del siglo XVI por el rey Felipe II y su arquitecto Juan Bautista de Toledo. Hoy día es una de las más singulares arquitecturas renacentistas de España y de Europa, considerándose desde finales del siglo XVI, la Octava Maravilla del Mundo, tanto por su tamaño y complejidad funcional como por su enorme valor simbólico.

Palacio, basílica y monasterio.  La visita al Escorial será una de las más fructíferas que usted haga, pues aquí hay mucho que conocer, mucho con qué deleitarse, dado  que este es a la vez Palacio, Basílica, Monasterio y también Panteón. La basílica es lugar de sepultura de los reyes de España y el monasterio residencia actual de los frailes de la Orden de San Agustín. En tanto que el Panteón de Reyes ocupa una capilla circular situada debajo del presbiterio, decorada con mármoles y bronces dorados.

Allí descansan los monarcas y las reinas madres de reyes, desde Carlos I hasta la actualidad, con las excepciones de Felipe V y Fernando VI. ¡Y pensar que usted podrá apreciar estos restos!

Receptáculo de las arte

Si usted es amante de las bellas artes, esa es otra razón para visitar este monasterio.  Aquí conviven pinturas, esculturas, cantorales, pergaminos, ornamentos litúrgicos y demás objetos suntuarios, sacros y áulicos que hacen que El Escorial sea también un museo. Además, tanto el Monasterio como las zonas de palacio que alberga El Escorial, fueron decorados por pintores italianos entre los que destacan Zuccaro, Tibaldi y Cambiaso, que pintaron al fresco las bóvedas de algunos de los espacios más importantes: Biblioteca, Sacristía, Salas Capitulares, Claustro Bajo, Escalera Principal y la Galería de Batallas, que es una de las salas más bellas de todo el palacio.

Créditos: MILLIZEN URIBE, hoy.com.do, 23 Febrero 2011; intertextualidad, creative commons;

ANTENA 3 Y EL PATRIMONIO ACUÁTICO Y PAISAJÍSTICO DE FELIPE II EN LA GRANJILLA DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL   Leave a comment

Antena 3 estrenó ayer,  miércoles 23 de febrero, a las 22.00 horas, el primer capítulo de su nueva serie de ficción, ‘El secreto de Puente Viejo’. Protagonizada por Megan Montaner, Álex Gadea, María Bouzas, Jonás Berami y Sara Ballesteros, se grabó en los exteriores de La Granjilla (El Escorial) y en Torremocha del Jarama (Madrid).

La serie, producida por Ida y Vuelta para Antena 3, es la historia de un amor imposible, de una mujer valiente que partiendo de la nada llega a serlo todo: una amante decidida, una comadrona reputada y sobre todo, una madre que no olvida….

En una noche de tormenta, Pepa, una joven analfabeta aprendiz de partera es traicionada por Carlos, su amo y amante, al arrebatarle el hijo de ambos para entregárselo a su esposa que acaba de parir un hijo muerto. Expulsada del pueblo, apaleada y medio muerta, se arma de coraje y promete no olvidar nunca a esa criatura que parió entre castaños.

Los años han pasado, y en 1902, Pepa se ha convertido en una partera curtida por el tiempo que desempeña su labor itinerante hasta que llega a Puente Viejo, una pequeña localidad rural, a caballo entre la tradición y la modernidad, donde del movimiento obrero sólo llegan algunos susurros.

Quiere el destino que allí se cruce con Tristán, militar retirado que vuelve a casa tras años de batalla para reencontrarse con su embarazada e inestable esposa Angustias, quien tuvo un hijo poco después de que él se fuera a la guerra.

A pesar de esto, entre Pepa y él nacerá un amor poderoso a la par que imposible, pues su destino está condenado por un pasado que les une y que se remonta a aquellos hechos que torcieron la vida de Pepa. Turbios secretos que sacarán a la luz la posibilidad de recuperar a su hijo perdido.

CRÉDITOSEUROPA PRESS, OTR/PRESS 22 Feb. 2011

Su Majestad la Reina Doña Sofía inaugura la adaptación del Real Monasterio del Escorial para personas con poca movilidad   Leave a comment

Doña Sofía ha sido recibida por el gerente, José Antonio Bordallo, y el director general de Coordinación de Políticas Sectoriales sobre la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, Jaime Alejandre, y el vicepresidente de la Fundación ACS, Antonio Ferrer, entre otros.

Doña Sofía ha entrado por la puerta principal al Patio de Reyes y ha accedido por una rampa de metal, instalada para que las personas con discapacidad eviten la escalinata de entrada a la basílica y después, en privado, ha subido en el ascensor especial, adaptado a las del monumento.

Una vez en el Coro de la Basílica, se ha interpretado una pieza de órgano y se le ha explicado cómo se han suprimido las barreras arquitectónicas por parte de Patrimonio Nacional, que tras esta primera actuación acometerá otras similares en lugares como los conventos de Las Huelgas y la Encarnación de Madrid.

El gerente ha explicado que con estas adecuaciones un 95 por ciento de la superficie visitable del monasterio será accesible a las personas con dificultad de movimiento. Se queda fuera el Panteón de Reyes por motivos técnicos.

Las obras incluyen rampas, plataformas elevadoras y un sistema "tipo oruga" para los tramos de escaleras más estrechas y de mayor desnivel, aparte del ascensor, todo en consonancia con la conservación de los elementos arquitectónicos del monumento.

Por su parte, Jaime Alejandre ha valorado la predisposición de Patrimonio Nacional para llevar a cabo una iniciativa que permitirá al 17 por ciento de la población (cuatro millones de personas con discapacidad en España) y a otro 17 por ciento que suponen los nueve millones de mayores españoles, acceder a importantes lugares de cultura.

La iniciativa ha sido posible por el convenio firmado por Patrimonio y la Fundación ACS rubricado hace un año y medio y al que se dará continuidad en otros monumentos como Aranjuez o La Granja.

Una docena de representantes del sindicato CSIF, que reclamaban el cumplimiento de los plazos para el pago de comisiones y racionalización del horario y calendario laboral de los trabajadores de Patrimonio, se ha manifestado ante la puerta principal a la llegada de la Reina.

Créditos: ABC/Agencia EFE 23-02-2011

El Real Monasterio del Escorial o Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial   Leave a comment

 

 

El Real Sitio de San Lorenzo del Escorial [[Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial o Monasterio de San Lorenzo de la Victoria (Victoria de Felipe II en la Batalla de San Quintín –1557, 10 de agosto: festividad de San Lorenzo]] es un gran complejo [[un híbrido de Palacio (Palacio de los Austrias o Palacio de Felipe II y Palacio de los Borbones o Palacio de Carlos III), Monasterio (Convento y Seminario/Colegio), Basílica, Panteón, Biblioteca, Museo, Pinacoteca, Hospital [[Hospital de Laborantes]] y Botíca ((Alquimia y Espagiria))]], que se encuentra en San Lorenzo de El Escorial, municipio situado a 45 km al noroeste de Madrid, en la Comunidad de Madrid (España).

La denominación, El Escorial, se debe a unos antiguos depósitos de escoria procedentes de unas ferrerías de la zona [[Las Ferrerías de Fuente Lámparas [(Dehesa de Fuente Lámparas, El Castañar, La Herrería, Silla de Felipe II, Pico del Fraile, Los Ermitaños]]. El topónimo Escorial hace referencia a la ignota aldea ubicada en las proximidades del lugar donde se construyó este monasterio-palacio y que en la actualidad es el municipio de El Escorial, (12.669 habitantes en 2003), que no hay que confundir con municipio de San Lorenzo de El Escorial, (14.358 habitantes en 2003), surgido posteriormente, en el siglo XVIII, junto al monasterio.

Situado junto al monte Abantos en la Sierra de Guadarrama, el monumental complejo escurialense fue mandado construir por el rey Felipe II para conmemorar la victoria de San Quintín el 10 de agosto de 1557 sobre las tropas de Enrique II, rey de Francia. También para servir de lugar de enterramiento de los restos de sus padres, el emperador Carlos I e Isabel de Portugal, así como de los suyos y los de sus sucesores.

La planta del edificio, con sus torres, recuerda la forma de una parrilla, por lo que tradicionalmente se ha afirmado que esto se hizo así en honor a San Lorenzo, martirizado en Roma asándole en una parrilla y cuya festividad se celebra el 10 de agosto, esto es el día que tuvo lugar batalla de San Quintín, de ahí el nombre del conjunto y de la localidad creada a su alrededor.

 

En realidad el origen arquitectónico de su planta es muy controvertido. Dejando a un lado la feliz casualidad de la parrilla, que no apareció hasta que Herrera eliminó las seis torres interiores de las fachadas, la planta parece estar basada más bien en las descripciones del Templo de Salomón del historiador judeo-romano Flavio Josefo, modificadas por la necesidad de adaptar esa idea a las necesidades del programa monástico y a las múltiples funciones que Felipe II quiso que albergara el edificio: panteón, basílica, convento, colegio, biblioteca, palacio, etc. Todo ello llevó a duplicar las dimensiones iniciales del edificio.

Las estatuas de David y Salomón, flanquean la entrada a la iglesia (ver Basílica de El Escorial) como recuerdo a ese origen y mostrando el paralelismo con el guerrero Carlos V y el prudente Felipe II. Del mismo modo, el fresco de Salomón se sitúa en el centro de la biblioteca mostrando su imagen de mayor sabiduría: el famoso episodio con la Reina de Saba.

La obra dio comienzo, con la colocación de su primera piedra el 23 de abril de 1563. Encargada al arquitecto Juan Bautista de Toledo, que no pudo finalizarla al morir en 1567, pasando la dirección de la misma a Juan de Herrera, discípulo del anterior, quien la llevó a término en 1584, con tanto acierto que su obra dio origen a la denominada en arquitectura escuela herreriana.

El 2 de noviembre de 1984 la UNESCO declaró el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, Patrimonio de la Humanidad.

Secciones del edificio

Las principales secciones en que se puede dividir el Real sitio son:

La Biblioteca, dotada de una colección de más de 40.000 volúmenes y de extraordinario valor, ubicada en una gran nave de 54 metros de larga, 9 de ancha y 10 metros de altura con suelo de mármol y estanterías de ricas maderas nobles primorosamente talladas.

La bóveda de cañón del techo está decorada con frescos representado las siete artes liberales, esto es: Retórica, Dialéctica, Música, Gramática, Aritmética, Geometría y Astrología.

Palacio de Felipe II, formado por una serie de estancias decoradas con austeridad, fue el lugar de residencia del rey Felipe II. Situada junto al altar mayor de la Basílica, cuenta con una ventana que permitía al rey seguir la misa desde la cama cuando estaba imposibilitado a causas de la gota que padecía.

Basílica, verdadero núcleo central de todo el conjunto, en torno al cual se articulan las demás dependencias.

Sala de las Batallas, donde en pinturas al fresco se representan las principales batallas ganadas los ejércitos españoles.

Panteón de Reyes, consta de 26 sepulcros de mármol donde reposan los restos de los reyes de las casas de Austria y Borbón, excepto Felipe V y Fernando VI.

También reposan los restos de los Reyes de España Don Francisco de Asís de Borbón y de su esposa la Reina Doña Isabel II de España. Las paredes de mármoles de Toledo pulidos están decoradas con adornos de bronce dorado.

Los últimos restos depositados en el panteón han sido los del rey Alfonso XIII y su esposa la reina Victoria Eugenia de Battemberg.

Panteón de Infantes, finalizada su construcción en 1888, está destinado a principes, infantes y reinas que no han sido madres de reyes. Con paredes y pavimentos de mármol blanco es digno de especial mención el del Infante Don Juan de Austria. Actualmente están ocupados 36 de los 60 nichos de que consta.

Salas capitulares, destinadas actualmente a pinturas, eran las salas donde los monjes celebraban sus Capítulos, especie de confesiones mutuas para mantener la pureza de la congregación.

Pinacoteca, formada por obras de las escuelas Alemana, Flamenca, Veneciana, Italiana y Española, de los siglos XV, XVI y XVII.

Museo de Arquitectura, en sus once salas se muestran las herramientas, grúas y demás material empleado en la construcción del monumento, así como reproducciones de planos y documentos relativos a las obras, con datos muy interesantes sobre las mismas.

Jardines de los Frailes, mandados construir por Felipe II, que era un amante de la naturaleza, constituyen un lugar ideal para el reposo y la meditación. Manuel Azaña, que estudió en el colegio de los frailes agustinos de este monasterio, lo cita en sus Memorias y en su obra El jardín de los frailes.

Otros edificios de interés

La Casita del Infante: La Casita del Infante en el Escorial, conocida también como la Casita de Arriba, debe su nombre al Infante Don Gabriel de Borbón, hijo de Carlos III. Se llevó a cabo entre 1771 y 1773 y por el mismo arquitecto que la Casita de Abajo, Juan de Villanueva. Es una pequeña "villa", con jardines de estilo italiano, dispuestos en terrazas descendentes. Desde ellos se disfruta de una de las más bellas vistas del Monasterio.

La Casita del Príncipe: La Casita del Príncipe o de Abajo fue edificada en 1772 por el arquitecto más importante del neoclasicismo español, Juan de Villanueva, para el Príncipe de Asturias, luego Carlos IV. La composición arquitectónica de este edificio recuerda a la de su obra más célebre, el Museo del Prado en Madrid. Son interesantes las decoraciones neoclásicas realizadas, entre otros, por Ferroni, las sedas y los estucos de mármol y los techos pintados por Vicente Gómez, Mariano Salvador Maella y Francisco Bayeu.

A 15 km. del Real Monasterio del Escorial se encuentra el Valle de los Caídos [[V Siglos de Patrimonio Histórico Cultural Español, Europeo y Mundial, en el Real Sitio del Escorial (municipios de El Escorial y San Lorenzo de El Escorial): Monasterio del Escorial, Monasterio de Prestado, Valle de los Caídos, La Granjilla de La Fresneda, Navalquejigo, La Herrería, El Castañar, Silla de Felipe II, El Campillo, Palacio de Monesterio, (…)]].

 

 

 

 

Créditos: ARQUBA

LOS ASOCIOS DE LA UNIVERSIDAD DE LA TIERRA DE ÁVILA – LAS COMUNIDADES DE VILLA Y TIERRA DE LA EXTREMADURA CASTELLANA   Leave a comment

El deseo, las circunstancias, el peligro, el temor o el simple afán de supervivencia, son algunas de las causas que han dado lugar a vocablos tales como Merindad, Comunidad, Universidad, Asocio, Mancomunidad, etcétera. Terminología que, lejos de difuminarse en la opulencia del lenguaje, transciende a la realidad cotidiana que preside la evolución de la Historia, en forma de Instituciones. A excepción de la primera, el resto de expresiones citadas pertenecen a un tronco común; es más, se puede afirmar que todas son titulares de la misma idea que las engendró, sólo que con la transformación propia del tiempo han participado de los cambios del lenguaje, todo ello envuelto, en ocasiones, con el celofán de las leyes vigentes.

Los términos Comunidad y Merindad, si bien difieren entre sí, ambos arrancan de la época aitomedieval, y, en concreto, de la repoblación que tuvo lugar desde las montañas cantábricas hasta el Tajo. Comunidad y Merindad son dos modelos distintos de organización administrativa utilizados en esta repoblación. Existen límites geográficos y cronológicos entre ambos modelos. Así se puede decir que, desde Tordesillas hasta Aranda de Duero, el río Duero constituye la frontera geográfica, es decir, al norte de este río, hay que hablar de Merindades y, al sur, de Comunidades de Villa y Tierra. Pero existe una excepción, las tierras de Curiel de Duero y Roa que, aunque se ubican al norte del río, pertenecen a las Comunidades. A partir de Aranda el Duero ya no es el eje divisorio, de ahí que no sorprenda el hecho de que por el norte del río la mayor parte de la hoy provincia de Soria se encuentre distribuida en Comunidades de Villa y Tierra. Por lo que se refiere a la frontera cronológica, ésta se ve determinada por un hecho histórico: las expediciones de Almanzor. Por eso, al hablar de Merindades hay que señalar las viejas tierras cristianas del siglo VIII con las repoblaciones de los siglos ix y x. Las Comunidades agrupan el nuevo territorio recuperado o ganado durante los siglos XI y XII.

Además de estas diferencias geográficas y cronológicas, existen las propias de dos modelos distintos de organización administrativa. En las Merindades, el sistema político-administrativo estaba formado por el Rey, que tenía todos los poderes políticos, judiciales y militares; los condes, que gobernaban diversas comarcas del reino; los jueces o sayones, que estaban al cargo de los alfoces o suburbios; dentro de los alfoces hay que hablar de aldeas, es decir, centros de población local que tenían su término y su Concejo.

Pero la organización de condados desaparece en el siglo XI y en su lugar aparecen los tenentes, que estarán al frente de uno o varios alfoces. El cargo de tenente pronto fue sustituido por el de merino del Rey. Esto por lo que respecta al modelo político-administrativo ubicado al norte del río Duero, pero, al sur del río, el modelo empleado fue distinto. En vez de condados, alfoces y aldeas, hay que hablar de Comunidades de Villa y Tierra. El eje de este sistema fue la Villa, centro de población con aspiraciones urbanas, que solía tener fortaleza y muralla en torno a toda la población.

Los vecinos de la Villa se organizaban en Concejo y recibían del Rey una amplia extensión de tierras; sobre este territorio ejercían los derechos de propiedad. El concejo estaba a cargo del nacimiento de las aldeas de su tierra, repartía heredades entre los vecinos, destinaba tierras para aprovechamiento comunal y concejil, daba normas jurídicas para la relación de la Villa con las aldeas, etc. Al conjunto de la Villa y de sus aldeas se le denominaba Comunidad de Villa y Tierra. Los Concejos de las Villa únicamente dependían del Rey. 1

Una vez vista la diferencia entre los vocablos Merindad y Comunidad, y con ella el origen de ambos, conviene abandonar el primero para centrarse en el segundo y así poder analizar la sucesión de otros términos que han ido surgiendo. Porque hablar de Comunidad, Universidad, Asocio y Mancomunidad, en definitiva es referirse a la estela de cambios que la Historia ha dejado y que unas veces han afectado a Instituciones ya constituidas, y otras han influido en la denominación de instituciones de nueva creación. Así, cuando se trata de un nacimiento y no de la simple evolución de una Institución, y si entre las causas se encuentra alguna de las señaladas al inicio del texto —el deseo, las circunstancias, el peligro, el temor o el simple afán de supervivencia—, el nombre que adoptan para ser identificadas suele ser alguno de los últimos que lian aparecido. Para clarificar estas afirmaciones sirvan estos datos. El término Universidad se remonta a las fuentes romanas, expresando «la persona colectiva o jurídica, como una entidad claramente definida, con personalidad propia y distinta de la de los diferentes miembros que la integran». Este término se difundió con la recepción romanista de la Edad Media, y, a partir del siglo xii, se aplicó en Cataluña a diversos tipos de corporaciones, siendo la aplicación más generalizada para designar «las comunidades de habitantes de ciudades y villas, en tanto constituían una persona jurídica, aún con anterioridad a la posesión de unos órganos municipales de carácter permanente». Aunque con menor difusión, también adquirió carta de naturaleza en Aragón y Castilla. 2

Otro de los términos contemplados es el de Asocio. Su origen data de la Ley Municipal de 1870, en la que se dice que los Municipios se pueden asociar. Por lo que se refiere al término Mancomunidad, ya aparece en la citada Ley y también en la de 1877, pero su procedencia más clara viene del Estatuto del Calvo Sotelo, aprobado el 8 de marzo de 1924, que en su Capítulo II, artículo 6 dice, entre otras cosas, que «los Municipios podrán mancomunarse libremente, aunque pertenezcan a Provincias o Regiones distintas».3

Las Instituciones ya creadas, han pasado por la práctica totalidad de los términos aquí citados. Algunas de ellas, lejos de ir sustituyendo uno por otro, los han ido acumulando, como queriendo aferrarse a lo que ha sido su propia historia; un ejemplo claro lo constituye la Comunidad abulense, que en la actualidad se denomina Mancomunidad Municipal Asocio de la Extinguida Universidad y Tierra de Ávila.

Las Comunidades de Villa y Tierra, inicialmente tuvieron una finalidad común, la defensa de sus tierras y de aquellas otras que iban reconquistando a los musulmanes. Pero una vez pasado el peligro, la finalidad fue el aprovechamiento comunal de montes, pastos, tierras de labor enclavadas en su territorio, etc. Estas Instituciones han ido evolucionando a medida que la Historia ha transcurrido, y así, primero fueron testigos de su enorme poder y del abuso que sus administradores, los denominados Procuradores Generales de la Tierra, cometieron. Luego, asistieron a la caída de ese poder a raíz de la formación de lo que conocemos como Estado Moderno, y, como consecuencia, a una serie de cambios internos que en unos casos les hizo desaparecer, y en otros evolucionar ostensiblemente.

La Comunidad abulense se encuadra dentro de este último caso. De 1849 a 1919 vivió tres formas distintas de administración. El año 1849 supuso un cambio importante dentro de la Institución, ya que se suprimieron los Procuradores Generales que la Comunidad tenía, haciéndose cargo de la inmediata inspección en la administración de los bienes, Gobernador Civil de la Provincia. Su labor se vio reforzada a partir de 1854 con el nombramiento de un Administrador y de un Depositario. Gobernador Civil tenía, además, el cargo de Ordenador de Pagos.

Avanzando en el tiempo llegamos a 1824, año en que se creó el cargo de Interventor del Asocio, que recayó en un Concejal del Ayuntamiento de Ávila. En esta nueva forma de administración a cargo del Estado, el Gobernador Civil era el auténtico artífice, el principal protagonista de las decisiones que hubiera que tomar dentro de la Institución, lo que producía, con bastante frecuencia, airadas protestas, sobre todo del Interventor.

En 1911, fruto de conflictos internos dentro de la Entidad que serían largos de detallar en estas líneas, la Comunidad abulense vivió una nueva forma de administración, que vino dada por la RO de 6 de junio de ese año. En ella se dispuso que el Asocio de la Extinguida Universidad y Tierra de Ávila, fuera regido por un Consejo de Administración formado por el Gobernador Civil de la Provincia como Presidente, y del que debían ser vocales el Presidente de la Diputación Provincial, el Alcalde de la Capital, el Comisario Regio de Fomento, el Jefe del Distrito forestal de la Provincia y un representante por todos los demás pueblos que constituían el Asocio, por designación que tenían que hacer sus respectivos Ayuntamientos. Esta etapa, que estuvo comprendida entre 1911 y 1919, fue la transición entre la anterior y la siguiente. Ya no se trataba de una administración a cargo solamente del Estado, empezaba a estar compartida con los propios pueblos miembros del Asocio a través de su representante en el Consejo.

Por RO de 20 de junio de 1919 la Comunidad abulense volvió a recuperar aquella forma de administración perdida en 1849; la citada RO concedía la administración a los Municipios que la formaban. La fecha de 20 de junio de 1919 significó para el Asocio la configuración de la forma de administración que iba a regir incluso en nuestro días. Pero, ya no se habló de Procuradores de la Tierra. El artículo 2 del Reglamento dice así: «La Junta se compondrá de dos delegados nombrados por cada uno de los cinco grupos o lotes en que se consideran divididos los bienes que integran la Mancomunidad». 4

Notas

1 Para un desarrollo más amplio véase, MARTÍNEZ DIEZ, Gonzalo, Las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana. Madrid, 1983.

2 BLEIBERG, Germán, Diccionario de Historia de España, vol. 3. Madrid, 1981.

3 Tratado en MONTOYA TAMAYO, María Ángeles, Memoria de Licenciatura: Mancomunidad Municipal Asocio de la Extinguida Universidad y Tierra de Ávila en el reinado de Alfonso XIII.

" Los lotes se constituyeron el 8 de diciembre de 1916, en la reunión que tuvo lugar en el Salón de Sesiones del Palacio Consistorial de la ciudad de Ávila, bajo la presidencia de Alcalde D. Cesáreo Nieto Hernández de Lorenzo.

Créditos: MARIA ÁNGELES MONTOYA TAMAYO

Las Machotas del Real Sitio del Escorial   Leave a comment

La Machota Alta y la Machota Baja, cumbres hermanas, son para muchos las últimas cumbres de la Sierra de Guadarrama por su lado occidental. Otros por el contrario consideran que la sierra continúa hacia el sur por la prolongada serrezuela de La Almenara, que concluye en el pico del mismo nombre, más al sur de Robledo de Chavela.

Unos terceros por el contrario señalan que la Sierra del Guadarrama sigue más aún hacia el oeste, considerando parte de la misma a la Sierra de Malagón, con los piscos de San Benito, sobre el puerto de la Cruz Verde, y la Risca de Santa Catalina, cima de 1.386 metros que se alza justo encima de Valdemaqueda.

Como sea, Las Machotas son a pesar de su escasa altura, 1.461 metros la más elevada de ambas, un mirador de primer orden del Sistema Central, regalando un escorzo poco conocido del Guadarrama hacie el Norte y la sorpresa del lejano Gredos al Oeste.

Su ascensión resulta sencilla y entretenida, pues recorre diferentes ecosistemas de interés, como el protegido robledal de La Herrería y una sucesión de prados y pedrizas característicos de las sierras del centro peninsular.

La excursión bien puede empezarse en la explanada situada a los pies de la Silla de Felipe II, aunque resulta mucho más entretenida si se comienza en la ermita de la Virgen de Gracia, situada a la entrada de los bosques de La Herrería.

Silla de Felipe II

Desde la ermita continuar unos metros por la carretera que lleva a la famosa silla, hasta alcanzar el inicio de un marcado sendero que abandona el asfalto a mano izquierda. Está señalizada con las marcas blancas y rojas de los senderos de Gran Recorrido. En este caso se trata del GR-10, que cruza de Este a Oeste la península Ibérica entre Valencia y Lisboa.

En poco más de quince minutos se alcanza el característico amontonamiento de piedras en cuya cúspide está tallada la rústica piedra sobre la que se dice que Felipe II contemplaba los avances de la construcción del monasterio del Escorial.

Al otro lado de la explanada situada al pie de las escaleras de la silla y a la derecha de un chiringuito, el camino continúa hasta el pie de una escalinata que lleva a una casa de piedra abandonada. No tomar las escaleras, sino continuar por el camino que se abre a la derecha.

Las señales blanquirojas llevan a la senda a una barrera que cierra una pista y luego junto a una tapia de piedra. Del otro lado está la finca de Los Ermitaños. El camino continúa con sucesivas subidas y bajadas siempre con la cerca de piedra a mano izquierda.

Una última cuesta lleva a una esquina donde sobre una piedra, las señales indican que hay que saltar la tapia. Puede pasarse al otro lado por cualquiera de los dos rotos abiertos en la valla. Lo más recomendable es hacerlo por el situado más a la derecha, para regresar por el segundo.

Una vez cruzada la tapia, se alcanza una pradera despejada donde el camino se diluye un tanto. No cuesta demasiado encontrar el rumbo correcto, que siempre circulará con la tapia de piedra a mano izquierda.

Por un terreno empradizado con abundantes afloraciones rocosas, se gana altura con rapidez. Se deja a la derecha otra construcción abandonada, hasta que la cuesta remite. La tirada concluye ante una cerca de piedra, en el collado de Entrecabezas o Portacho, a una altura de 1.284 metros.

Sin pasar al otro lado de la cerca de piedra que recorre la línea de cumbres de Las Machotas, tomar el camino perpendicular que a pocos metros de la cerca de piedra, acomete la subida a mano izquierda, Noroeste, de La Machota Alta.

Puntos anaranjados sobre las peñas lo señalan. En ocasiones se abren diferentes ramales siendo más recomendable el situado más cerca de la tapia de piedra situada a mano izquierda.

La cuesta remite al poco y se alcanza la cimera de La Machota Alta. El punto más elevado es un amplio berrueco situado al otro lado de la cerca de piedra.

Pico del Fraile

Es habitual en este punto proseguir unos trescientos más hacia el norte hasta alcanzar el Pico del Fraile. La importancia de esta cima secundaria no es otra que su inconfundible silueta: un religioso encapuchado que se afana en escribir sobre su escritorio quién sabe qué textos.

ZarzalejoDe regreso al collado, saltar la tapia por un roto situado junto a un somier que ejerce de oxidada puerta. En el otro lado continuar unos metros rumbo Sur, hacia la Machota Baja, hasta alcanzar el segundo camino que discurre dirección Noreste-Sudoeste. Tomarlo a mano derecha.

El camino enseguida empieza a tomar altura separándose del collado, al tiempo que se coloca en la vertiente meridional de la Machota Baja. Entre piedras y jarales, el camino perfectamente definido, alcanza un collado.

Continúa su ascenso, hasta que después de pasar entre unas rocas alcanza una callejón situado bajo las peñas cimeras. El camino principal continúa hacia el Sur, descendiendo más adelante hacia Zarzalejo. Conviene poner atención en este punto, pues hay que dejarlo a la altura de una canal que desciende del lado izquierdo, Sureste.

Enseguida se define una senda que sube por la corta canal hasta situarse bajo el bloque cimero. En lo más alto, un vértice geodésico y un buzón metálico en cuyo interior un cuaderno y un lápiz aguardan a que los valientes que lo alcancen estampen sus impresiones.

Datos básicos
Situación. Robledal de La Herrería. San Lorenzo del Escorial.
Cómo llegar. Desde Madrid, por A-1 hasta Las Rozas y M-600 a San Lorenzo del Escorial. Tomar aquí la M-505 hasta el desvío a la Silla de Felipe II, sobrepasado el kilómetro 20.
Distancia. 65 kilómetros desde Madrid.
Accesos. Desde la M-505 tomar el desvío a la ermita de la Virgen de Gracia y Silla de Felipe II. Desde la ermita de Gracia seguir unos metros por la carretera de la silla hasta que se inicia a mano derecha el marcado camino del GR-10.
Recorrido. Ruta lineal.
Regreso. En vez de descender desde el collado Entrecabezas por el camino utilizado para subir hasta aquí, se puede regresar sin cruzar la tapia de piedra por el roto situado junto al somier que hace de puerta. Se toma de esta forma a la derecha el camino señalizado con las marcas del GR-10 y que discurre paralelo al de subida, ahora con la tapia de piedra a mano izquierda. Hacia su mitad hay que pasar un torno metálico que impide que el ganado salga de la finca. Al final confluye en el doble roto de la tapia, en el inicio del bosque de La Herrería, continuando a partir de este punto por la misma senda que a la subida.
 

Créditos: Alfredo Merino, El Mundo 21/02/2011;

A %d blogueros les gusta esto: