Moratinos opta mañana en Roma a la dirección general de la FAO   Leave a comment

Miguel Ángel Moratinos afrontará mañana en la imponente sede romana de la FAO (siglas en inglés para Organización para la Agricultura y la Alimentación) el desafío de convertirse en el nuevo director general del organismo de Naciones Unidas. De salir elegido por los casi 190 países miembros, el exministro de Exteriores se convertiría en el primer español en presidir este organismo.

El exministro estará arropado por dos ministras y De la Vega

La batalla se presenta ardua e imprevisible. Moratinos luchará contra otros cinco candidatos por relevar al senegalés Jacques Diouf, quien gobierna la FAO desde hace 18 años. El rival más temible, y gran favorito es, según todas las fuentes, el brasileño José Graziano da Silva, exministro del Gobierno de Lula da Silva y estrella de su proyecto Hambre Cero.

Graziano parte de salida con el apoyo del bloque regional latinoamericano, salvo México, que ha anunciado su voto al candidato español, y además tiene a favor a los países lusófonos de África. Pero el sistema de votación de la FAO hace muy difícil establecer pronósticos. En cada ronda hay un voto de tanteo y otro real, y cada turno sirve para eliminar a un candidato. Pero el proceso se interrumpe en el momento en que uno de ellos alcance la mayoría absoluta. El sufragio es, además, secreto y vale tanto el voto de Tonga, uno de los países visitados por Moratinos, como el de EE UU o China.

El exministro parte con la desventaja inicial de no poder disponer de todos los votos europeos, que se dividen entre él y el candidato austriaco, Franz Fischler, impulsado a mitad de camino por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, según algunas versiones con la intención de favorecer a Graziano.

Algunas fuentes acreditadas ante la ONU consideran, en todo caso, que Moratinos puede hacerse con la victoria final si consigue superar el primer corte. Si el candidato brasileño no lograra la victoria en esa primera vuelta por mayoría absoluta, Moratinos tendrá entonces "muchas posibilidades de ganar a Graziano", dice un embajador latinoamericano que prefiere mantenerse anónimo. En ese caso, contará más el peso de los grandes países. La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, ha tenido palabras de elogio para Moratinos, pero ha evitado revelar en público el sentido de su voto. China tampoco lo ha hecho.

El Gobierno cuenta con que, una vez eliminado el austriaco Fischler, Moratinos concentrará el voto europeo y lo mismo sucederá con el voto árabe si caen los candidatos de Indonesia (Indroyono Soesilo), Irán (Mohammad Saeid Noori Naeini) e Irak (Abdul Latif Rashid).

Las bazas de Moratinos son su dilatada experiencia diplomática, su apuesta por la inclusión de la FAO entre las grandes instituciones de la gobernanza mundial y la propuesta de nuevas formas de financiación. Los candidatos expondrán hoy sus programas ante la asamblea general, y mañana a las diez de la mañana comenzarán las votaciones.

El exministro estará arropado por la ministra de Medio Rural, Ambiente y Marino, Rosa Aguilar, y la de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez. Además, ha viajado a Roma la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

Su equipo ha estado formado por tres diplomáticos, una secretaria y un funcionario de Agricultura; así como un Falcon del Grupo 45 de la Fuerza Aérea para algunos desplazamientos.

La FAO tiene un presupuesto para este año de 1.555 millones de euros, el 45% procede de las cuotas aportadas por los países miembros, y el resto son contribuciones voluntarias. El nuevo director deberá renovar a fondo un organismo elefantiásico, que tiene 3.600 empleados y que en este momento invierte en personal cerca del 70% de sus fondos.

ENTREVISTA: MIGUEL ÁNGEL MORATINOS Candidato a la dirección de la FAO

"No se vota por un país, sino por una personalidad que renueve la institución"

Miguel Ángel Moratinos piensa que es él "la personalidad con capacidad de liderazgo que necesita la FAO del siglo XXI". Ante el reto más importante de su vida política, la posibilidad de convertirse en el próximo director general de la FAO, el exministro de Exteriores se confiesa "nervioso y excitado". Convencido de sus posibilidades pero prudente, cree que el trabajo de diplomacia realizado en los últimos meses dará resultado en la final a seis (en realidad, a dos) que se jugará mañana en la sede romana de la institución. Su gran rival, y gran favorito, es el brasileño Graziano da Silva. Votarán más de 190 países.

Pregunta. ¿Cuál es la clave de la elección?

Respuesta. La suerte está echada, y la FAO tiene el sistema más democrático y riguroso de elección de todos los organismos de la ONU. Un país, un voto. Han revisado de arriba abajo a cada candidato. Nos conocen de memoria. Ahora deben decidir si quieren un político con capacidad de liderazgo para impulsar la renovación de la FAO. Creo que ese es nuestro valor añadido.

P. ¿Qué área regional tiene la llave de la elección?

R. Los países africanos son fundamentales, no solo por el número sino porque son quienes sufren el problema del hambre de forma mayoritaria. Son 53 Estados, frente a los 48 europeos, 33 latinoamericanos y 22 árabes. Pero los asiáticos y la zona del Pacífico pueden ayudarnos también.

P. ¿Su red de contactos diplomáticos es su mejor baza?

R. La experiencia de muchos años ayuda, sin duda, y la diplomacia española no tiene nada que envidiar a la brasileña.

P. España tiene a favor su sólida política de cooperación y ayuda al desarrollo. Pero algunos diplomáticos creen que eso podría cambiar si el PP gana las elecciones.

R. No creo que sea un elemento de juicio decisivo. Los grandes objetivos de cooperación se mantendrán, aunque la ayuda se podría reducir. Pero mi apuesta si gano será impulsar cuatro nuevos mecanismos de financiación, implicando a los privados, a los consumidores y a los ciudadanos en donaciones para que la FAO no dependa de las aportaciones de los Estados en este momento económico tan complicado.

P. ¿Será una revolución, entonces?

R. Sí, esa es mi gran arma secreta, nos permitirá ingresar entre 10.000 y 20.000 millones anuales, pero permítame que lo detalle cuando sea director.

P. ¿Cómo cree qué votarán los delegados mañana: pensando en un país o en una persona?

R. Cuenta la geopolítica y la estrategia regional, pero lo normal sería que cada país emita su voto basándose en dos criterios. El primero, las cualidades del candidato, su capacidad de liderazgo para renovar, modernizar y dinamizar la FAO. Y el segundo, ver cuál de los candidatos responderá mejor a las necesidades nacionales de cada Estado miembro. La clave estará en la respuesta a la pregunta: ¿Quién ayudará mejor a mi país a tener una política agrícola que permita un desarrollo sostenible y la autosuficiencia? El futuro pasa claramente por ahí.

Créditos y Agradecimientos: El País

Publicado 25 junio, 2011 por Andrés Magaña García en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: