MARÍA TUDOR VERSUS FELIPE II: UN MATRIMONIO DE ESTADO A MAYOR GLORIA DE ESPAÑA # 1/2   Leave a comment

BODA REAL EN LA CATEDRAL DE WINCHESTER

Hace unos días, sentada en la Catedral de Winchester, intenté imaginar cómo habría sido la Boda Real, que tuvo lugar allí, entre María Tudor y Felipe II el 24 de Julio de 1554. Era una Boda de Estado entre dos personas que siempre me han interesado mucho y que el destino juntó en un momento dado.

image

image

María había visto un cuadro de Tiziano y se había enamorado por primera vez en su vida; sin embargo, él, “partía para Inglaterra como el que va a una Cruzada”. y, además, era su segundo matrimonio.

image

Don Juan de Figueroa, emisario del Emperador, notifica la llegada del futuro esposo, pero antes llega el Marqués de las Navas con una arqueta llena de joyas para María. Felipe parte para Inglaterra acompañado por el Duque de Alba, el Conde de Feria, el de Olivares y varios nobles Castellanos. Su padre le ruega y ordena que trate a la Reina con la mayor cortesía y delicadeza y que procure ser un buen esposo. Llegan a Southhampton a bordo del navío Espíritu Santo y le entregan el collar de San Jorge y un hermoso caballo blanco como obsequios de su esposa.

image

María le espera en Winchester y le recibe en privado vestida con un traje de terciopelo negro y gorguera de oro. Ni muy joven ni demasiado hermosa pero con modales de una exquisita educación y una transparente mirada, le resultó atractiva y se arrodilló ante ella.

image

La Boda Real se celebra el día de Santiago, patrón de España. Su padre le regala el Ducado de Milán y el Reinado de Nápoles para que pueda recibir, como su mujer, tratamiento Real.

La Catedral de Winchester acoge a Felipe, a las 11 de la mañana, vestido de gala con un collar de la Corona de Castilla y con una capa de rico paño bordada con las rosas de Inglaterra y las granadas de España cuyos 18 botones son en realidad diamantes (regalo de María). Ella llega un poco más tarde con un manto de terciopelo negro cuajado de piedras preciosas y un vestido azulado cuyo principal adorno es “la peregrina” (maravillosa joya que le regala Felipe) y un tocado de perlas. El Emperador consigue una dispensa Papal para que el matrimonio sea válido y la ceremonia se lleva a cabo en Inglés y Latín. Pasan la luna de miel en el Castillo de Windsor recibiendo la bendición del tálamo nupcial del Obispo de Winchester.

image

Transcurre el tiempo y se comprueba que, en contra del pensamiento de muchos, su convivencia es armónica. María escribe a su suegro alabando a su esposo. Por primera vez en su vida se siente enamorada, protegida y atendida. Gracias a la buena formación y a la educación recibida pudo vivir su amor en plenitud y servir a su Pueblo como una buena Reina.

Su madre intentó que, desde muy pequeña, sintiera el cariño de sus padres y estuvo muy atenta a su educación y bienestar. No escatimó medios para prepararla como sucesora al Trono. Su formación se basó en el Humanismo Cristiano bajo la dirección de Luis Vives, quien en su obra “De ánima et vita” deja ver que el ser humano, con sus acciones puede cambiar la realidad.

image

Las Letras y las Humanidades son los mejores medios para que evolucione y se perfeccione. La verdadera cultura es una mezcla equilibrada entre el aprecio a la Naturaleza y la buena educación. Todo ello dio como resultado una sólida formación humana y con criterio propio que permitió a la joven María afrontar su difícil vida con el coraje y la entrega de quién está destinado a cumplir una alta misión, a reinar.

image

Como todas la Princesas Tudor su preparación era exquisita. Llegó a hablar 5 idiomas, gozaba de un gran talento musical, le gustaban la lectura y la costura e hizo sus pinitos en la escritura. Gran amante de la Naturaleza y muy sensible con los más débiles era querida y respetada por el Pueblo.

image

image

De todos es conocida su complicada biografía, pero su espíritu y fortaleza prevalecieron sobre todo lo demás. En aquéllos momentos el saber emprendía altos vuelos y había un sentimiento de movimiento frente al estancamiento medieval. La Teología giraba hacia la Antropología y aparecían nuevas claves de espiritualidad.

María recibió los nuevos valores de la civilización basados en la buena educación y la cortesía que conducen a la paz y a la conciliación (influencia de Tomás Moro y su Utopía). El apodo “Bloody Mary” (la sangrienta) se lo pusieron aquéllos que se oponían al establecimiento del catolicismo, pero nada tenía que ver con su verdadera  personalidad.

Créditos y Agradecimientos: Amparo Ruiz Palazuelos

Jashtags, (etiquetas misceláneas): #felipe ii, #historiografiaescurialense, #matrimoniodeestado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: