Archivo para noviembre 2019

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO Y CURSILIZADO POR LOS AGUIRRE-GILDEBIEDMA   Leave a comment

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO: NAVALQUEJIGO Y EL URBANISMO DESAFORADO   Leave a comment

Navalquejigo, pertenee al municipio de El Escorial,  Cercanías Madrid: Las Zorreras-Navalquejigo,  Línea C-3.

HistoriaLos primeros asentamientos en la zona datan del siglo III a. C. en la parte de Las Zorreras, se trata de un poblado carpetano, con restos de cerámica y murallas en lo alto del cerro. De la época romana se ha encontrado en la estación de San Yago dos aras dedicadas a dioses y con nombres de cántabros, ya que el trazado de la Cañada Real Segoviana sigue uno romano, (esas aras se encuentran el Museo Arqueológico Nacional de Madrid). De la época islámica apareció, en el Montecillo de San Ignacio, una atalaya que conecta con las de Torrelodones y Hoyo de Manzanares.

En el siglo XI aparecen siguiendo la Cañada Real Segoviana, varios grupos de segovianos que fundan Navalquejigo. Apareciendo en la historia en el siglo XIII cuando se construyó la iglesia, que pertenece al grupo de iglesias de repoblación fortificadas de la sierra de Guadarrama y es anterior al estilo arquitectónico que la iglesia de Alpedrete, tenía 3 naves y columnas de capitel de la escuela de Covarrubias y arcos ojivales y 5 capillas en su época de esplendor. Ya que se diferencian 3 fases, la del siglo XIII que es la puerta interior y casi toda la parte inferior de los muros, la del siglo XV a la que pertenece el balcón fortificado y la mejora en el XVI y arreglos del XIX.

Inicialmente pertenecía al Real de Manzanares y posteriormente a los Duques del Infantado. En 1503 hay disputas de posesión de Navalquejigo por El Escorial y Galapagar, ganando este último. En 1564 Felipe II convierte la iglesia en parroquia con el nombre de Exaltación de la Santa Cruz, segregándola de Galapagar, junto a Torrelodones y Colmenarejo, que también eran de Galapagar. A finales del siglo XVI contaba con una población de 250 habitantes, el doble que El Escorial. También posee regidor. En este periodo es cuando varios terrenos pasan al patrimonio de la iglesia, como el Prado del Señor, que aún se conserva, mientras que casi todo lo demás, era tierras comunales de pastos y agricultura. Atrajo la población que escapó de la compra de las villas de La Fresneda y Monesterio, tras comprarlas Felipe II. Casi todo su término se delimitó por una Cerca Real, existiendo una puerta de Navalquejigo en ella, y les impidieron tener perros.

En el siglo XVII cayó mucho la población, por la cercanía del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y de la capitalidad de Madrid. de estas fechas se documenta el Corral de Concejo, que luego se utilizó como plaza de toros, incluye una vaquería, unas cuadras y un potro de herrar.

En 1748 se convirtió en Ayuntamiento, con cárcel, picota, horca, un mesón y herrería. Tenía una población de 73 habitantes, con propietarios bastante ricos, por sus terrenos y criados, incluso alguno tenía casas para alquilar. Del plano se puede ver que las casas eran casi todas las mismas de ahora y su arquitectura se centra en las casas tipo Herrén, una casa dentro de una parcela, con huertos, cuadras, pozos, hornos, pajares y almacenes en esa parcela. Había mas pajares que viviendas, ya que vendían productos no solo al Monasterio, sino a Madrid, como piedra, leña, carbón o trigo. El alcalde se cambiaba cada 2 años y había una cofradía en la iglesia, junto con su cementerio parroquial.

En 1845-50 pasó a depender de nuevo a Galapagar, esta vez como pedanía, con su alcalde pedáneo y sus leyes. Unos años más tarde aparece un rico madrileño que desde una tierra desamortizada cerca del puente del Tercio, empieza a comprar las tierras poco a poco, también, por falta de trabajo para sus habitantes, las casas del pueblo, que a su vez iba repoblando con personas que trabajaban para él. Este señor construyó una estación de ferrocarril en torno a 1875 en arquitectura neomudéjar, para atraer a las sociedades cazadoras madrileñas a cazar en sus cotos, ya que era la mejor zona de caza. Vivía en Navalquejigo, en el caserón la Granja, cercano a la Cañada Real.

Un poco antes se construyó el palacete neomudéjar de Villa Real, que está en el Montecillo de San Ignacio, y se habitó en la década de 1950. Otro edificio cercano que se construye en esta década o a principios del siglo XX, es Los Cierros de la Asunción. En 1891, tras una restauración, el Obispado de Madrid unió la parroquia de Navalquejigo a la de Galapagar.

En 1895 pasa a pertenecer a El Escorial, por intereses particulares, pero mantiene tiene la figura del alcalde pedáneo y una Junta de Gobierno, que se encargaba de mantener el pueblo, que estaba gobernado por el antepasado de la familia Arroyo, y sus trabajadores. La iglesia la conduce el sacristán de la iglesia de Villalba Estación, por un periodo breve de tiempo.

En 1927 se pide la construcción de un colegio, que se deniega por parte de El Escorial, que en 1931 suprime también la Junta de Gobierno y la figura del alcalde pedáneo. En estos años existieron tierras comunales y en los años 1950, tierras de cereales. La población es de procedencia muy diversa: labores ganaderos y guardeses, hay un aumento de población en la posguerra. En los años 50, debido a la parcelación de la zona norte del término, se construyen las urbanizaciones de Los Cierros y Montencinar mediante un convenio urbanístico entre con un proyecto de urbanización conjunto de la empresa RAGAR SA y el Ayuntamiento de El Escorial, que nunca se cumplió.

Más tarde la zona central, con Santa Teresa, donde aparece la casa de los hermanos Arroyo, propietarios del pueblo y promotores de la nueva construcción en 1959. Los Arroyos y Las Suertes, son las últimas ampliaciones. Se seguía utilizando la iglesia con culto, denominándola ermita de San Roque y con culto privado, casarse, hacer la comunión y bautizarse. La iglesia se acabó por cerrar el año 1984, cuando se abrió la de Los Arroyos, pero el pueblo seguía habitado hasta finales de la década de 1980, que solo quedaba una persona, ya que casi todos se fueron a vivir a Los Arroyos, por que el Ayuntamiento no dejaba reformas en los edificios por ser de uso rural y de titularidad privada, lo que ayudó a su conservación.

En 1970 se pide la demolición del cementerio nuevo de Navalquejigo, que databa de la primera mitad del siglo XIX, siendo de los primeros alejado de la población, en la zona. Contaba de una capilla y una tapia de piedra con una gran puerta. Se situaba en una parcela de Los Arroyos, por la que se va de Banca a las calles de arriba, a la izquierda del camino de arena con el transformador. Las tumbas en el momento de su derribo, solo tenía una cruz de madera y un montículo.

Según los antiguos dueños, el Ayuntamiento de El Escorial no les dejaba tocar ni una piedra desde 1975. En 1993 un antiguo concejal de El Escorial organizaba las fiestas patronales de Navalquejigo, para darlo a conocer, utilizando el Ayuntamiento edificios, pero a la vez empezó el saqueo de los edificios.

En 1997 se instala un pequeño grupo de okupas que inicia una serie de labores de reconstrucción de algunas de las casas del pueblo.

En 2006 vivían unas 15 personas el pueblo, en casas rehabilitadas por ellos mismos, en algunos casos a lo largo de cinco años. En este año es declarado Bien de Interés Cultural.

A finales de febrero de 2007 los okupas son temporalmente desalojados de Navalquejigo.1

Un año y dos meses después de la marcha forzada de los vecinos del pueblo, la Sala acuerda “dejar sin efecto el desalojo de los ocupantes de la finca denominada poblado de Navalquejigo”. Así, los okupas han podido volver al pueblo.2

Recientemente ha aparecido el antiguo suelo de la iglesia, en perfecto estado, debajo de la capa de tierra que lo cubría. Es un suelo hecho de baldosas de terracota y con una disposición angular con respecto al eje de la iglesia.

Ha sido ampliamente estudiado por el historiador Daniel Martín Soler del cual está haciendo un libro. Según el periódico El Faro del Guadarrama, lleva estudiándolo desde 1996.

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO: LA IGLESIA FORTIFICADA DE NAVALQUEJIGO   Leave a comment

LA IGLESIA DE NAVALQUEJIGO

La iglesia de Navalquejigo pertenece al grupo de iglesias de repoblación fortificadas de la sierra de Guadarrama, su paralelo más cercano estilísticamente es la iglesia de Alpedrete, que como la de Navalquejigo se creó a finales del siglo XII o principios del XIII, no es de extrañar su semejanza ya que las une la Cañada Real Segoviana. Otras iglesias emparentadas son otras más cercanas como la de Valmayor, Campillo, etc. Se encuentra en el extremo sur de dicha villa, su orientación es O – E, mirando la cabecera hacia la salida del sol. Tiene en sus pies o entrada una fachada con características más rurales que la de Alpedrete, sus muros más antiguos son de tosca sillería, apareciendo refuerzos de sillería en las esquinas y un acceso al campanario a modo de camino de guardia sobre matacanes y al que se accede por una escalera de caracol en piedra. En 1564 Felipe II la convierte en parroquia de Navalquejigo con el nombre de Exaltación de la Santa Cruz, segregándose de Galapagar. Veinte años más tarde reforman la cabecera al estilo herreriano, con sillería perfectamente escuadrada, dejando constancia de la fecha de terminación en una piedra del alero con fecha de 1591, en que se acabó el tejado. Su constitución es de planta basilical con tres naves, actualmente tapadas; posee una gran cabecera, donde está el altar mayor y un elemento saliente que era la primitiva sacristía, hoy sin techo tampoco. La decoración con aleros que sujetan el techo en forma de pecho de paloma, cimacios separando los arcos menores del mayor y restos de columnas en granito que sustentaban los demás arcos, recuerdan a las de la iglesia de Manzanares el Real, ya que tienen volutas. También existe una pila bautismal del siglo XVI que está fuera de su lugar de origen. La iglesia era desde épocas remotas un cementerio hasta principios del siglo XIX. Desde el siglo XVI tenía 5 capillas de distintas advocaciones. Posee el grado primero integral de protección, pero actualmente es de propiedad privada.Publicado por J. P. de Nicolás Sevillano en 0:33No hay comentarios: Entradas antiguasPágina principal

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO: NAVALQUEJIGO Y LA MESTA   Leave a comment

LA CAÑADA REAL SEGOVIANA

La trashumancia es un sistema de ida y vuelta de migración de ganado entre los pastos de verano o “agostaderos”, en las cumbres de las montañas y los pastizales de invierno o “invernaderos” en los valles abrigados y más bajos. Atendiendo a la residencia del pastor esta cañada era descendente. Originalmente tenía una anchura de más de 75 metros. Pasaban al menos 3 millones de ovejas que hacían 160 a 720 kilómetros en cada dirección. En la edad media este camino era un pasto alargado para criar lana fina de oveja merina. Con la desamortización y las leyes franquistas la cañada perdió anchura.

Desde la época ibérica se hacen migraciones de ganado. En 1273 Alfonso X crea la Mesta para mantener la tensión de la Reconquista. Esta era una de las tres cañadas reales – se une con la leonesa: venía desde la Rioja, Segovia, Sigüenza, Buitrago, Manzanares el Real, Navalquejigo y Escalona. Invernaban cada año en los encinares de Talavera, Guadalupe y Almadén. Los rebaños procedentes de Segovia recorrían 200-300 km , los de León 500-650 km; la distancia media era 20-25 km, al día; todo lo hacían en 1 mes, a finales de octubre estaban en Extremadura y a mitad de abril empezaban la vuelta hasta mayo. Las ovejas tomaban Poa y trébol subterráneo. Desde el siglo X en el norte de España aparece la trashumancia, se vigilaba por medio de caballeros villanos en representación del concejo de cada villa o monasterio. En los oteros iban a las reuniones de reclamo las ovejas. Los pastores tenían fueros especiales y ayudantes (los cabañeros).Publicado por J. P. de Nicolás Sevillano en 0:34No hay comentarios: 

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO: LA JUSTICIA DEL REY EN NAVALQUEJIGO   Leave a comment

LA PICOTA DE NAVALQUEJIGO

El rollo era una columna de piedra que daba jurisdicción propia a una localidad, a veces podía servir de picota, que era para exponer a los ajusticiados o a sus cabezas a la vergüenza pública y esto serviría de escarmiento a futuros malhechores.

De la picota de Navalquejigo no hay pruebas escritas de ningún delincuente ajusticiado, lo que no justifica que no lo hubiera habido. Esta picota tiene por dos de sus caras un texto grabado y posee tres agujeros donde se insertaban los hierros para supuestamente clavar las cabezas, pero también servía para dar al público las noticias que ocurrían en el Real o lo que pasaba en Navalquejigo, como bodas, bautizos, etc.

La picota es una de las cuatro protegidas por el Patrimonio de la Comunidad de Madrid, de estas cuatro, es la única, junto con otra, que están en buen estado, ya que de las demás solo se tienen restos.

La de Navalquejigo es de estilo renacentista o herreriano, ya que la decoración que tiene es de bola granítica, se sostiene sobre tres escalones y luego tiene un pedestal , el rollo en sí es de granito monolítico. Aunque es de estilo renacentista, se construyó en la segunda mitad del siglo XVIII, ya que la picota que se puso al ser villa en 1748 era un tronco de madera de los alrededores.Publicado por J. P. de Nicolás Sevillano en 0:34No hay comentarios: 

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

PATRIMONIO CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADO: LA PUERTA DE NAVALQUEJIGO DE LA CERCA DE FELIPE II   Leave a comment

LA CERCA DE FELIPE II

Gran parte de sus elevados muros aún se conservan en pie. Entre la linde de las fincas Prado Nuevo y la Granjilla queda bien visible un tramo, también en todo el contorno de separación del antiguo término de Navalquejigo, bordeando el arroyo y atravesando la vía del tren, justo en el camino llamado viejo de el Escorial, se conserva la puerta de Navalquejigo. La Cerca es básicamente una construcción auxiliar levantada para preservar la caza de los bosques reales. Se extienden por más de siete leguas y media, alcanzando una altura entre 1,5 y 2 metros. Pedro Villamor y Cristóbal Rodríguez fueron los encargados de ejecutar esta obra. Las puertas estaban vigiladas bajo la atenta mirada de guardias, un dependiente de rentas y un celador.

Otros puntos de interés son los puentes de caballerías, como el de los Buzones y el del Zarzalón. Pero sin duda son los saltaderos el rasgo mas peculiar que se puede localizar en estos muros.

Esta cerca incluía las grandes fincas del monasterio como la Herrería, La Fresneda o Granjilla, que comprendía también Las Radas, Campillo y Monasterio. En total había 10 puertas rematadas casi todas ellas de piedras con forma de pirámide, como se conserva en las Cabezuelas.

Había leyes creadas por el monarca y sus sucesores para evitar un paso masivo al interior de sus dominios, llegando incluso a prohibir la utilización de perros en pueblos cercanos como ocurrió en Navalquejigo, que tenían que mover el ganado sin sus queridos perros.Publicado por J. P. de Nicolás Sevillano en 0:34No hay comentarios: 

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

HERENCIA CULTURAL ANCESTRAL DESVALIJADA: NAVALQUEJIGO EN EL MEDIEVO   Leave a comment

LA EPOCA DEL ISLAM EN NUESTRA ZONA

Nuestra zona estuvo ocupada entre los siglos IX y XI por gentes que profesaban la religión mahometana pero que no eran de procedencia árabe, como constatan las pruebas de ADN en algunos esqueletos del centro peninsular y en la población actual. Eran pues hispano romanos transformados paulatinamente a esa religión.
Existían varios caminos muy transitados que corresponden con caminos actuales y eran el Balat Humayd que se corresponde con el actual camino de Villalba a San Lorenzo pasando por Monesterio y Campillo, cruzado por un antiguo puente antecesor al del Herreño, servía para unir Avila con Toledo. El otro camino histórico es el que unía Segovia con Toledo y coincide con la Cañada Real Segoviana, pero pasando por la Fuenfría en Cercedilla y seguía el curso del Guadarrama, nombre a su vez árabe como otro arroyo cercano llamado Guatel. Guad- significa río.
En Las Zorreras se ha encontrado también una atalaya árabe como la de Torrelodones y servía para defender o bien Monesterio, o Navalquejigo.Publicado por J. P. de Nicolás Sevillano en 0:35No hay comentarios: 

Publicado 28 noviembre, 2019 por Andrés Magaña García en Sin categoría

A %d blogueros les gusta esto: